HOWLING       (AULLIDO) 1-5

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
134 visitas

Marcar como relato favorito

                                     HOWLING       (AULLIDO) 1-5

 

La pareja cogidos de la mano se dirigieron a un granero que estaba abandonado a las afueras del bosque,  entrando dentro. Empezaron a besarse mientras que  Izan  la iba acariciando  muuuy  despacio, temblaba, su corazón palpitaba a gran velocidad. Respiraba muy lento, le daba miedo que Jennifer se quedara sin aire, sentía que podía hacerle daño al tocarla. Sabía que los lobos eran  inmensamente más fuertes que el hombre. Jennifer noto que Izan le daba miedo acariciarla, cogiéndole la mano y poniéndola en su cuerpo le dijo.

 – Jennifer; no tengas miedo, no me voy a romper, ven dame la mano, mira ponla aquí.

A Izan se le caían las lagrimas, no creía lo que estaba viviendo en ese preciso momento. Mientras tanto  Elisa que  estaba presenciando  todo, no daba crédito a lo que  estaba a punto de ocurrir. Sin pensarlo y  acordándose  que Izan tenía miedo al fuego,  abriendo la puerta despacio  y  sin  hacer ruido, hecho una antorcha  encendida. Izan  olio  enseguida  el  humo  y  supo  que dentro había fuego. Izan al darse cuenta, se puso a la defensiva y sin poder impedirlo se fue convirtiendo, poco a poco en un hermoso, grande, bello lobo. Jennifer se quedo paralizada al verlo, no daba crédito a lo que estaba pasando y se puso  en  cuclillas  en el suelo,  tapándose los ojos   temblando  de miedo. Izan al darse cuenta se fue retirando poco a poco con el rabo metido entre las piernas, los ojos con la mirada perdida, la cabeza acachada, hasta  que al darse la vuelta echo a correr gimiendo, aullando,  so lloroso  y  bastante triste, solo deseaba desaparecer de la tierra, de la vista de su amada. Estuvo perdido varios días sin que nadie supiera de él.

 Jennifer no entendía nada, los hombres lobos no existían nada más  que en las películas  y  en el cuento de caperucita roja.  Pasaron los días Jennifer estaba con miedo y llena de inquietudes, sensaciones  y sentimientos mezclados. Le  apetecía, añoraba  y  deseaba  correr  a  buscarlo, abrazarlo,  al mismo tiempo  deseaba  esconderse  del  lobo. Soñaba  por  las  noches  que  el  lobo  venia  y la mordía, entraba a casa de sus abuelos matando a todos hasta llegar a su cuarto y se la llevaba. No pudiendo aguantar más la ímpetu, el desasosiego y la inquietud de ver que su amado había desaparecido, que no entendía nada y el miedo al lobo, decidió hablar con su abuela, ya que siempre había vivido en aquellos pasajes  y  seguro sabría  algo relacionado  con lo que le estaba ocurriendo a ella.

 – Jennifer; Abuela, ¿estás ocupada?, necesito  hablar contigo,  preguntarte algo.

 – Abuela; dime, estoy en la sala, con la chimenea, ven siéntate a mi lado, soy  mayor  y hace frio fuera.                                     


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed