OSITO AZUL

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
237 visitas

Marcar como relato favorito

 

Hubo una vez, una pequeña niña curiosa que se levantó muy temprano el día de Reyes. Todos en la casa dormían. Cuando salió de su habitación, sus ojos se abrieron incrédulos contemplando de un vistazo los objetos nuevos diseminados por los sofás, las sillas y sobre la mesita de cristal que les habían dejado los Magos de Oriente.

Sus ojos se posaron en un osito azul. Un oso grande, de un peluche ensortijado muy suave y pequeños ojitos negros. Su mano pasó tímidamente por encima de una pata y quedó encantada, ¡era una deliciosa caricia! 

Justo al lado de éste, había un oso panda de igual tamaño, blanco y marrón, con un lazo rosa en el cuello. De pelo tan corto, que, cuando tocó su rasposa piel, le dio un repelús.

Tan pequeña como era, y aún pudo razonar que el azulito era para ella y el panda, más serio y poco infantil, para su hermana, mucho mayor que ella.

Se volvió sin hacer ruido a la cama y esperó con ansia que sus padres se levantaran y dieran luz verde a entrar en el comedor. Cuando fueron a buscarla, salió de debajo las sábanas y sin hacer caso a ningún otro presente se fue directa a abrazar al pedacito de cielo que la esperaba sobre el sofá. Tan blandito, casi tan grande como ella... se sentía feliz con él.

Hasta que llegó la hermana mayor. No le gustó el oso panda. Le gustaba el azul que tenía la pequeña entre sus brazos. La madre de las niñas, sin saber cómo actuar, quiso deshacer el imprevisto error y le dijo a la pequeña que el suyo debía ser el pandita, no el que tenía entre los brazos. Le pidió con dulzura que se lo entregara a su hermana mayor. Y ella, aún sin entenderlo mucho, así lo hizo.

El pobre oso panda jamás obtuvo ni una mirada de la pequeña. El azul, por parte de su hermana mayor, tampoco.

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed