HABLA EL CORAZÓN

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
108 visitas

Marcar como relato favorito
Un semblante de felicidad acostumbrado a quererse, a respetar al prójimo. Enseñanzas que vislumbran en cualquier amanecer aquellos tiempos felices. Quiero seguir queriendo, no olvidar aquello que aprendí de vosotros, que la perpetuidad de vuestro cariño y legado de bondad siga conmigo. Al despertar cada mañana doy gracias a Dios por ser parte vuestra y por esos genes heredados que buscan siempre la posición correcta en mi cabeza y en mi corazón. Por vosotros, mamá, papá, mi hermano, quereros, es poco, amaros, roza tan solo la verdad, idolatraros, es de justicia... Olvidaros jamás Deli

¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed