Mis pensamientos por ti...

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
1983 visitas

Marcar como relato favorito

Hoy, estando sola me deje llevar, dejando de reprimir tu recuerdo, solo lo deje fluir...

Siento como el recuerdo de tu olor me acaricia suavemente los recuerdos, ese pequeño frasquito que aún está allí, revolotea por lo más profundo, recordando todo, mi cuerpo lentamente se comienza a dejar llevar, la sensación de que estas allí cuando cierro los ojos, estas allí solo observando...

Mis ojos se cierran lentamente, a medida que las yemas de mis dedos hacen contacto con mi piel, suavemente comenzando a moverse por mi cuerpo, como si de tus manos se tratasen, me estremezco bajo una vibrisa perdida que recorre el cuarto, tu olor invade todo, y mi cuerpo solo reacciona al estimulo...

- Siento como tus manos recorren mi cuello, apretando suavemente, la piel se eriza al contacto de esas suaves pero firmes manos frías, bajando hacia mis pechos... Siento como la humedad tibia se esparce en la punta de los pezones, aprietas bruscamente, provocando un gemido de placer y dolor... La yema de tus dedos, recorren mi espalda, intercalando con suaves rasguños, que me hacen estremecer, mueves tus uñas por los costados de mis costillas, eso provoca que algunos gemidos escapen al estremecerse mi cuerpo... Tu lengua húmeda recorre mi entrepierna, dando suaves mordiscos de improviso, tus manos apretando mis muslos...

Comienzo a dejarme llevar por todos mis recuerdos, mis manos bajando por mi abdomen, se mueven suavemente sobre mi ropa húmeda...

- Tus manos comienzan a recorrer mi humedad, siento una casi burlona risa de tus labios, disfrutas la escena, comienzas a jugar, mueves solo un poco mi ropa hacia un lado, sin que tu otra mano deje de jugar con mis pechos, tus dedos tantean mi humedad, y lentamente comienzan a entrar, solo siento mi cuerpo temblar al gemir... Tus labios besan los míos, tu lengua sube y baja, se mueve estremeciéndome, y recibiendo mi placer, veo en tus ojos que disfrutas eso, verme rendida a ti, te levantas, mientras subes besando mi cuerpo hasta mi boca... Mis ojos responden esa pregunta aun no hecha... y siento como terminas de correr ese obstáculo que ya es mi ropa... Tus dedos tantean tan adentro que ya estoy perdida...

Mis dedos ya estas recorriendo la humedad de mis labios, sin ningún obstáculo, lentamente se van dejando envolver por mi interior...

- Cuando confirmas lo que entre gemidos te pido, comienzas a jugar, lo siento tan firme y húmedo, solo rozando mis labios... Con voz entre cortada por la extinción, solo te pido una cosa, y nada más, te quiero, te quiero completamente... Siento como mi interior te comienza a envolver, mi humedad te llena, mis gemidos y mi cuerpo al estremecerse, solo provocan más excitación, lo siento como es más grande después de eso... Los gemidos ahogados que escapan de tus labios al moverte, me enloquecen, siento como me embistes de una manera tan ruda y suave...

Mis manos buscan a mi compañero en momentos solitarios, lo lubrico, y sigo recordándote...

- Te pido que pares, por favor que pares... Me miras burlón, y te vuelves más salvaje... Al estar sobre ti, siento como está completamente dentro, siento como no falta nada... Mi cuerpo solo se estremece, al moverse teniéndote completamente, tus gemidos, esos casi inaudibles, tus manos rasguñándome, mis manos entrelazadas con las tuyas...

Gimo, al jugar pensado en ti, mi cuerpo te pide, eres mis pensamientos pervertidos, mi humedad te espera... Comienzo a moverme más rápido...

- Mi mente comienza a dejar de pesar estando boca abajo espaldas a ti, siento tus manos jugando, y la punta recorrer mis labios, esperando que de mi boca salga un ya no puedo más para entrar... Siento como me embistes sin tregua, provocando que un fuerte gemido escape... sujetas mis manos tras la espalda... Mi cuerpo con cada entrada ya no puede más... Siento como pierdo los recuerdos, y mi placer en ese último gemido baja por nuestras piernas, siento como quedo completamente llena de ti...

Acomodada en mi cama, siento como mi placer llena el espacio... Mi compañero en la soledad, descansa aun allí...

- Mi cuerpo se recuesta sobre el tuyo, aun siendo uno... Nuestras respiraciones agitadas, se mezclan... Nuestros cuerpos húmedos por el momento, tiemblan aun... Siento como poco a poco ya no está firme...

Mi cuerpo al solo pensarlo reacciona... 

Siempre estarás…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed