OFERTA DE TRABAJO (1-2)

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
205 visitas

Marcar como relato favorito

                                                 OFERTA DE TRABAJO (1-2)

Al retirar el puño de la pared, Anaïs tenia los nudillos llenos de sangre. Su subordinado al ver lo que acababa de hacer su jefe, tembló de miedo. Anaïs miro su mano, cerró los ojos, respiro hondo. Dirigiéndose al policía que se encontraba en ese momento y sin retirarse el pañuelo de la cabeza. Ganas tenía de hacerlo, pero se contuvo.  Hablándole con la mirada distraída, sin  que sus ojos lo miraran fijamente a los suyos.

-Anaïs dijo; ¡sí!, si es mi hermana, necesito hablar con su superior. Por favor, darle esta tarjeta y dígale que Castro esta aquí.   Así lo hizo el policía, cogió la tarjeta, tapo el cuerpo, salieron afuera de la habitación y desapareció durante un tiempo. Al cabo de unos veinte minutos apareció diciendo. Solo puede entrar Castro, lo siento señora, usted, espere aquí.  El subordinado y Anaïs se miraron, dirigiéndose al policía le dijo; lo siento mucho, creo que no me e expresado bien, le pido disculpas, si no me he presentado correctamente, dando a un malentendido. Permítame, corregir mi error. Me llamo Anaïs, soy Comisario  Jefe de policía Científica de Investigación de España y me llaman: Castro. ¿Puede usted decirme hacia donde debo dirigirme, para hablar con su superior? El policía Árabe no tuvo más remedio que enseñarle el camino y llevarla delante de su superior. Se pararon delante de una puerta que decía Director General, abrieron y el director al ver que entraba una mujer se levanto y dijo; he dicho que solo Castro. Anaïs se presento; yo soy Castro. El director no daba crédito, la muerta tenía una hermana policía, que no era normal y pensó ¿Qué hago ahora, no se contaba con esto?

 –Anaïs dijo; Disculpe que me tenga que conocer en estas condiciones, pero a veces la realidad supera la ficción. Hubiera venido mi superior conmigo, pero resulta que el muerto es mi hermana, creíamos que no era necesario, que viniendo yo era suficiente, lo sentimos si le hemos causado una situación inusual para usted. Habiéndonos presentado correctamente y haberme disculpado por mi presencia, me gustaría ir a lo que nos a traído aquí. La muerte de mi hermana. Me gustaría que me explicaran como ha  pasado todo esto.

 –Director General  que se llamaba Akil,  después de presentarse correctamente le dijo; a su hermana la encontró un barco que estaba pescando, parece ser que el cuerpo se enganchón en las redes, quedándose enganchada en ellas, así la sacaron a frote.

 –Anaïs dijo; Ella no debería de estar aquí, fue a una entrevista de trabajo a Venecia. ¿Cómo llego asta aquí? Me gustaría saber si lean hecho autopsia al cuerpo de mi hermana y los resultados. También me gustaría hablar con el caballero que la encontró, para que me lleve donde apareció exactamente, quiero ver el sitio. Me gustaría llevarme su cuerpo y las redes de pesca donde la sacaron a frote. ¿Podría ser?, ¡ah! Y si no es mucha molestia, me gustaría ver las cámaras desde el día 15, 16, 17, 18, 19, 20 de marzo. ¿Puede darme una autorización para que la policía del aeropuerto me permita ver las cintas grabadas estos días?.

-General Akil contesto;  Nosotros creemos que vino en un yate, parece ser que era un invitado y se paso con las drogas. Su muerte es debido a sobre dosis de cocaína. Intentare localizar al  capitán del barco que la encontró. No se preocupe, el cuerpo y las redes estarán listas para cuando desee regresar a España.

– Anaïs dijo; Gracias, pero creo que aquí hay un error, mi hermana no fumaba, no bebía y mucho menos se drogaba. Está bien, no importa. Prepare todo para mi partida. Seguramente  me regresare en dos días.

 Dicho esto salió del despacho y al cerrar la puerta, el General hizo una llamada  diciendo; ha venido su hermana, se quiere llevar el cuerpo y es policía. También me ha pedido permiso para  ver las cintas de cámara, del aeropuerto. Desde el otro lado de la línea le contesto; entrégasela, no te puedes negar y por las cámaras no te preocupes. El General le explico que no era un policía corriente, que era Castro y la persona que estaba al otro lado del telf. le contesto; ¿es mujer? Pues tranquilo.

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed