BROMA A LA PATRONA.

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
163 visitas

Marcar como relato favorito

Tiempos en los que si no tenías libro de familia como casado no alquilaban un lugar para poder aprovechar un desliz, patinazo  o débil momento por parte del sexo contrario.

En los sesenta estaba de patrona solo para dormir, con derecho solo a lavarme la ropa, la cama solo la podía usar para ese menester. Si me salía un ligue, eso no entraba en el trato.

La patrona, católica sin hijos no admitía mujeres  en su casa.
La edad de ella y el marido pasaba de los sesenta, el a punto de jubilarse.

En plan de broma le decía a ella, que la noche que encontrara una chica me la llevaría a la cama para rezar un rosario juntos.
Su respuesta, que ni se me ocurriera porque llamaría a la policía o a la guardia civil y sería condenado al infierno para siempre.

Un día me encontré una peluca de mujer tirada en la acera, eso me dio la idea para gastarle una broma y ver como reaccionaba.
Con varias prendas de ropa, simulé un cuerpo y me quede en la cama, mostrando a la vista la peluca hasta que ella entrara para hacer la habitación, su reacción fue entrar en pánico, salió a la escalera pidiendo ayuda a las vecinas. Aparecieron algunas hasta armadas con tenedores y un cuchillo, dando gritos y diciendo que en ese edificio no admitían putas ni puteros. Le faltaron las pancartas de manifestación feministas.

Lentamente me levanté, me vestí con esa ropa que tenía en la cama,  me puse la peluca en la cabeza, poniendo cara de sorpresa ante tal revuelo por una simple peluca.
Cada una reacciono de una manera, una me pego con el palo de la escoba, otras gritaron, alguna se partía de risa y la pobre patrona se quedó en blanco sin saber qué decir, teniendo que sujetarse a otra, por que casi le da  un mareo.

Me fui rápidamente antes que la cosa se tornara en algo inesperado. Regresé a la noche que ya estaba su marido, más liberal y bromista, que aplaudió  y me felicito por la tomadura de pelo a su mujer tan antigua en cuestión de religión y sexo.
La patrona (Petronila) me hizo jurar que jamás le hiciera bromas de esa clase, alguna más  soporto pero solo de palabra
Seguro está en el cielo,
jamás pecó en la vida,
nunca hizo el amor desnuda,
siempre lo hizo vestida.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed