OFERTA DE TRABAJO (1-4)

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
159 visitas

Marcar como relato favorito

                                                 OFERTA DE TRABAJO (1-4)

Mientras Anaïs  andaba de regreso al hostal. Sé alojaron en un hostal de un barrio normal, más bien pobre, porque sería más fácil poder moverse entre la multitud pasando desapercibida. Ella tenía siempre un lema que decía, si viajas y quieres conocer al pueblo y sus gentes, mézclate con ellos, vive entre ellos, mira y escucha sin que se te note y veras lo que uno aprende. Mientras caminaba  iba su cabeza intentando reunir piezas  del rompecabezas. Iba dando vueltas y sin cesar siempre escuchaba una frase dentro de ella, que decía; Anaïs esto se está desarrollando muy fácil, te han dado el permiso de inspeccionar las cámaras sin poner ninguna pega, te están dejando moverte con mucha libertad sin poner experimentos. Al llegar llamo a su jefe y le pregunto.

-Anaïs; Jefe ¿podrías dejarme algunos hombres de mi departamento, que trabajen en el caso de mi hermana conmigo?

-Su jefe; si claro, tu departamento está a tu disposición, puedes mandar al hombre que necesites.

-Anaïs dijo; necesito que dos hombres vayan a Venecia, pidan permiso y miren las cámaras del puerto, pero de los barcos privados, donde están los yates. También necesito que miren, en los  tres bares que hay  en esa zona, que pidan permiso, entren y enseñen la foto de mi hermana, incluso en las viviendas cercanas. Jefe aquí hay gato encerrado, me están dejando mirar las cámaras con mucha facilidad.

En ese momento tocan a la puerta, habré y encuentra un paquete, mira a la derecha, a la izquierda y no hay nadie, coge el paquete y cierra la puerta. Coge el telf. Y le dice a su jefe, que en  cinco minutos lo volvería a llamar. Al abrir el paquete ve un pendráis y una nota con una dirección de una página de internet. Coge el portátil, pone el pendráis y cual fue su sorpresa que salen tres chicas y entre ellas su hermana, lo que ve, se queda petrificada, no sabía cómo actual, nunca había visto tanta maldad, tantas crueldades echas a una mujer, nunca pensó, que siendo mujer se sentiría tan humillada, nunca creyó  que en sus años de policía, vería tantas monstruosidades haciéndoselo una persona a otra. Nunca como ser humano podría, imaginar que hubiera mentes tan enfermas y por supuesto, que se lo estuvieran haciendo a su hermana. Lloro como nunca antes lo hizo, juro que cogería al que le había echo eso a su hermana. Todavía con lágrimas en los ojos abrió la dirección que le habían dejado y vio que era una página de internet donde ofrecían trabajo de todo tipo. Desde albañiles hasta modelos. Le mandaron todos los correos tanto de oferta de trabajo como los contestados por su hermana. Respiro hondo, se tranquilizo, volvió a llamar a su jefe y le dijo; cuando recojan a mi hermana y vayan a Washington, desde allí te harán llegar un pendráis por favor, verlo solo y intenta sacar sonidos, voces, paisajes o cualquier cosa por insignificante que te parezca, quiero saber todo lo que puedas sacar de ahí. Yo mañana  buceare en el sitio donde apareció el cuerpo, cuando regrese te llamare. Por favor ser discreto es mi hermana. Una cosa muy importante averigua las otras dos víctimas quien son, como se llaman, si denunciaron su desaparición, lo que sea y házmelo saber.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed