Estaba en clases

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2533 visitas

Marcar como relato favorito

Mientras trabajo, observo a las personas a mi alrededor, y se me escapa una suave risa...
Quien pensaría que estoy pensando en ti...

En tus manos, esas manos firmes, grandes que me envolvían en un solo movimiento, que juguetonas recorrieran mi cuerpo...

Frente al computador recuerdo un día en particular, y mi mente se comienza a dejar llevar, mi cuerpo comienza a reaccionar ante mis pensamientos...

Era tarde, comenzaba a oscurecer, yo frente a la pantalla veía al profesor explicar la clase, con mis audífonos puestos no te sentí llegar, solo sentí como tu mano corría mi pelo y me besabas la mejilla... Te mire y te salude, caminaste hasta el sillón, mi clase ya se escucha en los altavoces, me acerque y te bese, tus manos se dirigieron a mis caderas, te paraste y me llevaste hacia ti, en el fondo el profesor hacia preguntas, te empuje sobre el sillón, y me senté sobre ti, tu firmes manos ya se paseaban por mi cuerpo, mis labios bajaban por tu cuello, y mis uñas por tus costillas te hacían temblar, escuche mi nombre y corrí, el profesor me hablaba, te mire invitándote a acercarte, mientras contestaba, bajaste mi ropa, pude sentir como tus dedos se llenaban de mí, en un movimiento corriste todo sobre el escritorio, y me subiste allí, terminaste con mi ropa, y te sentaste en la silla, te excitaba el momento, sabias que estaba atrapada que me debía concentrar en lo que estaba hablando con el profesor, observaste como apague el micrófono, y sentí tu lengua recorrer mis labios húmedos, sentí como mi cuerpo se estremecía al contacto con tu lengua, y mis gemidos te incitaban a seguir, te aprovechabas del momento te excitaba aún más saber que nos podían llegar a escuchar en mi clase cada que el profesor me hablaba, ya no podía más, mis ojos te pedían, te suplicaban que me hicieras tuya, te paraste y me besaste, en lo que mis manos bajaban tu pantalón, lo podía sentir firme, tan firme que eso me excitaba aún más, tomaste mis muslos, y en movimiento brusco quedaste dentro de mí, mi gemido inundo el ambiente, tu mano en mi cuello me apretaba suave pero firme, sujetabas mi cadera con la otra, mis uñas recorrían tu espalda, cada embestida era más firme, más ruda, escuchábamos la clase avanzar, nuestras bocas se fundían con lujuria, sentí como tus manos me tomaban, y solo por un segundo sentí que no estabas dentro de mí, y me volteaste sobre el teclado, te sentí completamente llenando todo el espacio dentro de mí, sentía como te apretaba, como latías dentro, cada vez más grande, podía sentir como mi humedad te iba llenado y bajando entre los dos, escuchar tus gemidos a veces claros otros ahogados, me perdía en el momento, comenzaste a hacer más y más brusco, mi pelo en tu mano, sentía como se hacía más grande lo sentía listo, me llenaste cálidamente de ti, sentía como te ibas, lo sentía palpitar dentro, como ibas dejando todo cubierto por ti, comenzaba a mezclarse con mi humedad y a salir... Te moviste lentamente, mientras todo caía al piso, yo aun sobre el escritorio sentí como el profesor se comenzaba a despedir, con la voz entre acortada me despedí y salí de aquella clase... Tu mirada de satisfacción por hacer esa locura, sentía como te gustaba el hecho de que me hablaran y debiera contestar contigo moviéndote dentro de mí, disimular mi voz, eso te hacia gracia... Aun me mojo solo de recordar ese día...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed