QUARTERS    (Asesino en serie 2- 2)

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
324 visitas

Marcar como relato favorito

                                                       QUARTERS

                                            ASESINO EN SERIE (1 de 2)

Al llegar a su destino, la esperaba Casi y su hermano.  Casi cogió y se abrazo a Anaïs, cogió la maleta y empezó a caminar. El hermano se quedo desplazado detrás y riéndose las llamo y dijo.

-El hermano se presento;  Ehhh, que estoy aquí.  Como veo que mi hermana no nos presenta y visto que compartiremos casa, me presento yo. Hola soy Luis, ¿tú debes ser su amiga Anaïs?

Luis la abrazo y le echo el brazo por los hombros y siguió diciéndole

.-Luis dijo; ¿tienes algún pensamiento de lo que vas hacer? Me imagino buscar trabajo, si lo deseas yo te puedo echar una mano. Mi hermana me comento que te gusta la policía, si entras en la academia y apruebas con la máxima puntuación yo te daría un empujón y te metería conmigo. Piénsatelo, la academia el próximo curso empieza el mes que viene, te da tiempo a solucionar todo lo que te quede suelto, ya que todos los documentos,(de repente le dijo) ¡toma los tengo aquí!.

-Anaïs dijo; Me gusta la idea, déjame pensarlo y mañana te doy la respuesta. Los documentos dármelos cuando estemos en tu casa, ¿te parece bien?

-Luis contesto; me parece correcto. Poneros los cinturones, vamos a casa.

Los tres subieron al coche rumbo al domicilio que los padres de Cati les habían cedido. Por el camino fue pensando la propuesta que Luis le insinúo. La idea le gustaba mucho. Las pruebas físicas no le preocupaban, pues toda su vida había hecho bastantes deportes, de todo tipo y pensaba que era pan comido. Lo que le preocupaba era los estudios. Anaïs nunca había sido buena estudiante. De pronto Luis le aparta de su pensamiento durante unos segundos.

-Luis dijo; chicas ¿compramos algo para cenar? No hay nada en la nevera, podemos parar y coger algo, ¿Qué os parece?

Las dos contestaron al mismo tiempo; me parece bien. Se miraron y se echaron a reír. Debajo de su casa había un supermercado pequeño, aparcaron el coche, compraron algo para cenar y desayunar  por la mañana, pagaron y subieron a casa. Luis se ofreció a hacer la cena, las chicas le pareció bien. Anaïs deshizo la maleta, guardo su ropa, llamo a su familia para decirle que había llegado bien, se ducho y se sentó a cenar con sus nuevos compañeros y amigos de piso. Mientras cenaban, Luis le hizo saber a Anaïs y a su hermana, que al día siguiente él trabajaba, pero que al salir del trabajo las recogerían, pues comerían con sus padres. Anaïs le pregunto si estaría su padre o estaría trabajando, Luis le contesto que su padre trabajaba en el departamento con él, que era Forense y que se llamaba Peter. Al terminar la cena, recoger la cocina, decidieron sentarse un rato en la sala y ver la tele. Luis volvió a preguntarle a Anaïs si su pensamiento había dedicado unos minutos a su propuesta de la academia. Anaïs le dijo que sí, que se lo estaba planteando, pero que la teoría le daba un poco de miedo, ya que no era buena estudiante. Luis la miro, sonrió y le dijo; ¿para que estamos mi padre y yo? Al mismo tiempo que le ponía la mano en el hombro.

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed