Leyendo tu historia

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4652 visitas

Marcar como relato favorito

Estoy en mi trabajo cuando se me ocurre leer tu nueva historia, no me lo esperaba pero ahí apareció, la comencé a leer y a medida que avanzaba mi lectura me empecé a excitar, sentía como mi miembro se empezaba a poner duro por ti así tal cual como a ti te gusta, seguía leyendo esa historia y me imaginaba el momento, cada palabra me excitaba cada momento más y más sentía como se mojaba mi bóxer de excitación por ti, por tu historia, esa historia que compartimos quizás no presencialmente, pero si en pensamiento, tu y yo siendo uno otra vez, ya no aguanto más la excitación, mi miembro cada minuto se me hace más duro por ti, imagino esos gemidos, esas manos que recorren mi costilla y ya no puedo más de la excitación, mi cuerpo me pide que me toque y no logro controlarme, y me dirijo al baño sin pensarlo 2 veces, y me preparo a jugar pensando en ti, y en esas cosas que solías hacerme, cierro los ojos y te divisó, al tocarme imagino que eres tu, tocándome antes de ponértelo en tu boca, me sigo tocando por ti, pensando en tus pechos, en mi mordiendo tus pezones, en mi lengua tocando tu clítoris, mientas tu me comes mi miembro duro, tal cual como a ti te gusta, sigo masturbándome por ti, y mi pene sigue tan duro como al principio, te sigo imaginando allí desnuda frente a mi, aun me excita imaginarte, te recuerdo a ti encima de mi, mientras mi pene te penetra por tu vagina húmeda, y escucho tu gemido en mi mente, al mover mi miembro entre mis manos, me imagino que eres tu con ese movimiento de tus caderas, ya no puedo más de la excitación, siento que acabaré en cualquier momento, pero será pensado en ti, y al igual que tu, que acabas pensando en mi, en mi olor y en las locuras que hacíamos, yo pienso en lo mismo, no sabes ni te imaginas las ganas que tengo de volver a hacerte mía otra vez, somos unos masoquistas pensando el uno en el otro sin ser capaces de sacias las ganas de ser uno nuevamente, es tanta la excitación que provocamos el uno al otro, que sin querer nos mojamos de solo recordar nuestras vivencias, nuestras locuras, pero aún sigo jugando tratando de apagar esta excitación que provocó tu historia, y hasta que por fin logro acabar, logro saciar mi sed de ti, por lo menos en mis pensamientos, me termino de limpiar y debo de volver a mis labores,  pero siento que aún esto no termina, tengo miedo de seguir recordándote junto a mi pecho, los 2 desnudos en tu cama o en el sofá, y eso cause que me vuelvan las ganas de hacerte mía, y me vuelva a excitar. (te extraño mucho.....)


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed