Una  Vida, Una  Leyenda (1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
436 visitas

Marcar como relato favorito

                                          Una  Vida, Una  Leyenda (1-1)

Hace mucho tiempo una congregación de monjas, decidió abrir una casa, por la india que sirviera de acogida de niños abandonados y al mismo tiempo sirviera de hospital, para todas las personas indígenas de los pueblos de los alrededores. Ya que se encontraban muy retirados de la ciudades cercanas. Eran 14 monjas al servicio de los pobres, junto con varios frailes quien llevaba la misión. Yo hoy quiero contaros como Sor Servicio termino siendo muy querida por todos los indígenas hasta el punto, de llegar a ser una leyenda Urbana.

Sor servicio nació  en la India, dentro de una familia adinerada, le pusieron de nombre  Latika, que significa Diosa.  Nunca había pasado hambre. Siempre había estado bien vestida, alimentada y buenos estudios.  Su padre era militar, por aquellos entonces lo destinaron a una zona donde corría peligro de levantamiento. Los ciudadanos por entonces estaban pasando mucha hambre. Los niños pedían por las calles. Las mujeres daban a luz, en las aceras. Era tal, la falta de alimentos que el ciudadano de a pie sentía, que siendo Sor servicio muy pequeña, sintió la pena de los  habitantes  del   pueblo, en su propias carnes. Aquellas escenas de hambre, tristezas en sus rostros y llantos pidiendo comida a sus padres, se le grabo en su mente, marcando un final y el principio de su destino.

 Al cumplir  catorce  años, un día vio una madre pedir de comer con dos niños muy pequeños en la calle, estando de camino al colegio, pues estudiaba en un colegio francés. Hizo que el chofer parara el vehículo donde iba subida. Al bajar metió la mano en su bolsillo, sacando el dinero que su padre acababa de darle para un donativo que solía hacer trimestral al colegio.

Otro día ya teniendo dieciséis años  vio un grupo de niños durmiendo en una calle cerca de su domicilio. Fue a su casa lleno una bolsa grande de comida de su despensa, fue a su habitación y cogió otra bolsa introduciendo la manta y edredón de su propia cama, bajándoselo a los necesitados que acababa de ver.

Su padre ya cansado decidió mandarla a casa de un familiar que vivía en España. Con el tiempo se hizo voluntaria en Caritas, terminando conociendo una congregación de monjas al servicio de los pobres. Al cumplir la mayoría de edad decidió hacerse monja, haciéndoselo saber a su familia. No les hizo mucha gracia, pero reconocieron que lo llevaba desde pequeñita la  vocación  y  que  por  muchos  intentos  no  pudieron apartárselos de la mente. Al formase y terminar sus estudios de medicina, decidió y pidiendo a la congregación que la mandaran a la casa que hacía unos años atrás habían abierto en Bengala.

La casa estaba a las afueras, lejos de la ciudad.  En ella convivían  catorce monjas, había  profesoras, enfermeras mas, dos que se habían formado estudiando medicina.  Cerca vivía tres frailes que se dedicaban a predicar la palabra de Dios por los pueblos de los alrededores. Sor remedios se dedicaba a viajar por las aldeas y pueblos de los alrededores a visitar a los enfermos. Como no tenían un trasporte, ni dinero para poder comprarlo, les pidió un dinero a sus padres y se compro un burro para poder comunicarse de pueblo a pueblo por aquellos bosques.

 

 

 

                                             


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed