Estoy obsesionado con el culo de mi amiga (parte 1)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
11480 visitas

Marcar como relato favorito

Para este verano me propuse, poder conseguir las mejores fotos o videos del culo mi amiga (protagonista de todas las historias anteriores), ya que todo el material que tengo hasta ahora es desde un plano lateral y a una distancia prudente. Tuve muchas ideas para poder conseguir esto. Lo más básico sería encontrar el momento justo de espaldas e intentar fotografiar sin que se dé cuenta. Pero casi de forma inimaginada sucedió esta historia que les voy a contar

Como ella bien sabe, una de mis pasiones es la fotografía, llevo años sacando fotos. Sin embargo un tipo de fotos al que poco he intentado, es el de modelaje femenino.

Los primeros días de este año nos volvimos a ver, a charlar sobre las fiestas y cosas varias. En un momento surgió el tema de conversación de las fotos, que le había gustado mucho las últimas que subí y que, a modo de chiste me dijo que le daba gusto ver en su Instagram fotos de paisajes en esta época del año donde lo único que hay son fotos de minas en pelotas (es verano y todas las chicas suben sus fotos en bikinis).

En ese momento, vi oportuno hablar sobre ese tema, pero sin insinuar nada.

Yo digo: “ese es un tipo de fotos al que no intenté hasta ahora”.

A lo que mi amiga responde “fotografiar pibas en pelotas?”

Yo: “Nooo jajaja, a hacer fotografías de modelaje, con trajes de baño y eso”

Ella: “Osea básicamente sacarle fotos al culo y listo, que es lo que hacen muchos fotógrafos, jajaja”

Obviamente eso último lo dijo en tono irónico, sin embargo, quise mantener la seriedad del tema y le recordé:

“Te acordás de mi amiga X? El verano pasado me había pedido sacarle fotos en la pile, podría ser la típica foto que saca un amigo sin embargo lo tomé como una oportunidad y salieron buenas fotos, a ella le encantó.”

Al mismo tiempo aproveche y le muestro el Instagram de mi otra amiga donde subió algunas de esas fotos (párrafo aparte para decirles que con esta otra chica también le dedique algunas pajas, pero no muchas jajaja).

A lo que mi amiga exclamó “Woww, muy buenas, con modo retrato y todo, me sorprendió”.

En ese momento, mi perverso cerebro ideó un plan, del que podía ser en vano, pero no perdía nada intentándolo. 

Le digo “Ves? No eran simples fotos de un culo, fue la única vez que me lo pude tomar en serio, y salió bien”. Seguimos hablando un poco del tema y se me ocurrió agregar un poco de ficción a esa charla. Le comenté que estuve charlando con una conocida, y que había quedado con ella para una “sesión de fotos” en bikini para esa semana. Estuve un poco nervioso improvisando esa historia pero se lo creyó. Al final me deseó suerte y me dijo que después le contara que tal estuvo.

Pasó una semana y nos volvimos a juntar, esta vez éramos el grupo de amigos completo. Cuando todos se fueron, yo empecé a preparar mis cosas para irme también. A lo que ella pregunta “Que tal estuvo las fotos con la chica?”. Esperé todo el día a que llegara esa pregunta pero nunca quise recordárselo antes. Aquí comenzó mi plan: “Lamentablemente no pudo ser. La chica se enteró que no era profesional y entonces dudó. Así que me perdí la oportunidad.” Mi amiga, con cara de decepción lamentó que no haya podido hacer la sesión. Yo aproveche a victimizarme un poco, diciendo lo difícil que es lograr conseguir a alguien que confíe en vos para una sesión, que si no sos profesional no te registran, que no te dan una oportunidad para empezar, etc, etc.

En eso se produjo un pequeño silencio. Estaba a punto de despedirme y mi amiga me interrumpe: “Bueno, sino conseguís a nadie, queres que te ayude siendo modelo?”

En ese momento un escalofrío recorrió mi cuerpo y mi cerebro exclamó: “mordió el anzuelo”. Tantos años de mi vida intentando fotografiarla y ahora podía tener la oportunidad.

Le digo: “estas segura? En serio?”

Ella: “La verdad que no jaja, nunca hice eso y sabes que no me gusta mucho, no tengo fotos en bikini casi, pero si es por vos, podría intentarlo”

Yo: “Bueno, sino te jode y queres, podemos intentarlo. Yo intentando ser fotógrafo y vos intentando modelar jaja”. Casi con un tono nervioso pero seguro de lo que quería.

Dejé pasar unos días para hacerme el desinteresado, para que no sospechara de mis ganas absolutas por fotografiarla. Finalmente le pregunto un día por mensaje si todavía tenía ganas, a lo que me responde que si. Y para completar la perfección de este plan ella me dice: “no le digo nada al resto (del grupo de amigos), si vienen a casa seguro van a reírse y van a hacer incómodo todo”.

Nada podía ir para mejor en ese momento. Para el día pactado iba a hacer calor y estaba ideal para una sesión en bikini. La noche anterior, estuve pensando todas las poses posibles, no pude dormir de la ansiedad. Antes de ir, por precaución, decidí masturbarme y evitar hacer notar cualquier posible erección.

Finalmente llegó el día tan ansiado. Fui hasta su casa y charlamos un rato. Estaba con un short y un top, por lo cual lucía bastante sexy. Entonces le dije “bueno ya es hora, salen esas fotos?”.

A lo que ella asienta con la cabeza y me dice “Donde vas a sacarme fotos?”

Yo: “Pensaba en el patio que hay bastante lugar”

Ella: “Te aviso que estoy muy nerviosa, encima ni se posar, asique tené paciencia, que bastante buena soy para hacer esto por vos”

Yo: “No hay problema, yo también estoy algo nervioso, hubiese preferido que fuese con una chica que no conozco”.

Ella dijo que podíamos hacerlo sin prisa porque no había apuros, lo cual me dio a entender que podía sacarle muchas fotos sin problema.

Ella: “Bueno, supongo que me lo saco no?”. Haciendo referencia a su short.

Hasta ese momento no sabía que bombacha llevaba puesta. Y como era de esperar, era una negra, dejaba ver su culo bastante pero no era la tanga atrevida que yo recordaba que usó el verano pasado. Sin embargo, tenerla ahí en bikini, dispuesta a posar y sacarle fotos sin ningún problema era algo que ni en mis mejores sueños imaginé.

En principio las fotos fueron de frente, y en muchas poses. Había estudiado sobre posturas para fotos y eso generó más confianza. Finalmente llegó mi momento más deseado.

Yo: “Bueno, ahora tocan varias de atrás”

Ella: “Ok, no soy a la chica más culona que pudiste elegir, suerte con eso jajaj”

Yo: “Jajaja, tampoco es que no tenés nada, no te hagas. Además hay poses donde sacas un poco de cola y listo, además tengo la cámara de acción, eso va a ayudar”


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed