ANGELES Y DEMONIOS

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
439 visitas

Marcar como relato favorito

                                                  ANGELES    Y    DEMONIOS

                                                           Introducción 

Hace   un  tiempo  que   te   observo.  Yo  diría  desde  que  note tu rebeldía,  teniendo  que  volver,  una  tras  otra  a  nacer. Suelen  asignan  los  nacimientos, por  fechas, familias  o  incluso  por  sus  nombres. Cada  nacimiento  viene  con  un  Ángel  predestinado. Te  vi  nacer,  crecer, sufrir  y  padecer, en  varias  existencias. Te  observe, junto  con  tus padecimientos  en  tus pruebas.  Presencie  tu  muerte,  en  varias  vidas. Algunas  muy  dolorosas, otras  fueron  tan  rápidas, que  ni   pudiste  percibir.   Poco  a  poco  fuiste  llamando  mi  atención. Por cualquier  motivo  o circunstancias  de  la  vida, siempre  terminabas  llamando  mi  interés. Ahora  entiendo  que  todo  estaba predestinado  a  ocurrir. No  sé  cuando, ni  como  ocurrió, pero  me  enamore  con  el  paso  del  tiempo, de  ese  ser rebelde, donde  no  escuchaba  a nadie, ni  a  nada  de  su  entorno. Pedí  ser  tu  Ángel  de  la  guarda, pero  como  no prestabas  atención  a  tus  presentimientos, incluso  todos  mis intentos  de  hacerme  entender de  un  modo  u  otro, era  en  vano. Nunca  prestabas  atención  a  ninguna  señal.  Viendo  que  no  había  forma  que  todo acabara  bien, decidí  bajar  a  la tierra, acompañarte, ayudándote  a  enfrentarte  a  tus  pruebas.  Teniendo  la  esperanza  y  una  fe  inquebrantable  de  que  en  esta  vida,  nos  pudiéramos  encontrar, uniendo  fuerzas  junto  al  destino.

 El  creador  acepto  enseguida, pero  también  puso  condiciones. Solo  había  dos  puntos;-1º  que  nacieras  tu  primero, siendo  un  varón  y  en  ciudades  diferentes.      -2º que  a  volverme  humana  padeciera  como  todas  las personas  nacidas  en  la  tierra, sufriera  y  fuera  uno  de  tantos encarnados. Naciendo  hembra  y  con  la  memoria  dormida. Sin  recuerdo  ninguno, ni  siquiera  de  ti. Todo  tenía  que  ocurrir  según  y  debido  a   nuestros  actos. Entre  ellos  libertad  de  decidir  lo  que  hacer  una  vez  encontrándonos.  Acepte, sin  pensarlo. Todo  estaba  decidido, tenía  que  ayudarte. Naciste  siendo  niño. Te  pusieron  de nombre   José  María. Presencie  tu  nacimiento  y  el  de  tus  hermanos.  Fui  tu  compañero  de  juegos,  siendo  un  niño.  Te  consolé  en tu  primera  caída, dando  tus  primeros  pasos.  Estuve  acompañándote  en  tus  primeros  días  de guardería.  Hasta  que  de pronto  me  avisaron  de  que  tenía  que  nacer  yo. Nací  en  una  familia  pobre. Éramos  tres  hermanos. Me  pusieron  de  nombre  Miriam. Tú  naciste  en  Canarias  y  yo  en  Cádiz. Cada  uno  nació  en  una  punta  de  España. Ninguno  vino  con  memoria.  Ahora  dependía  de  la  vida, de  cómo  moviéramos  las  fichas, de  cada  jugada, de  cada  elección  y  por  supuesto,  al  final  de nuestro  encuentro, nuestra  decisión  final.

                                                                

                                                       CONTINUA


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed