EL ESTIGMA FAMILIAR 2

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
434 visitas

Marcar como relato favorito

De súbito Lucas dio un respingo, y se separó con brusquedad de aquella sirena que con sus encantos le habia tendido una trampa afectiva. Con ellos pretendía alejarlo de su proyecto vital para someterlo al cerrado sistema de su ámbito familiar. 

-¿Y ahora qué te pasa? - le gritó Carla contrariada.

- Nada.Te crees que eres más lista que nadie, pero conmigo no te vale. Ya me extrañaba a mí tantas facilidades - le dijo Lucas con extrema frialdad.

-¡Eres un egoísta que sólo vas a la tuya! - le espetó la "sirena".

- No hago más que ser fiel conmigo mismo. Aunque no sé si tú sabes lo qué es eso.

El joven salió de la habitación y vio como era de esperar a sus parientes cabizbajos. Pues parecía que en la familia hubiese sucedido una desgracia.

- La culpa de que ahora este chico quiera dedicarse al teatro es vuestra - les acusó la tía Emilia con su habitual impertinencia a los padres de Lucas- Siempre lo habéis alentado demasiada fantasía.

-. Nosotros lo hemos educado lo mejor que hemos podido.¿Qué sabrás tú? - le respondió la madre del joven con acritud- ¿Y quién eres tú para meterte en nuestras vidas?

- Yo no deseo romper con vosotros. Soís mi familia y os quiero. Pero tengo derecho a seguir mi vocación  ¿Tn difícil es esto de entender?- dijo Lucas.

Sin embargo el joven percibió que sus palabras chocaban contra una pared humana. No era escuchado por sus allegados. Pues su tía Emilia anteriormente había establecido un prejuicio acerca de las personas dedicadas al mundo del espectáculo y las había estigmatizado al calificarlas de bohemias, de seres amorales que vivían en otra dimensión al margen del denominador común, quienes a su juicio estaban dispuestas a vivir a salto de mata; es decir, sin ninguna estabilidad económica. Y este estigma moral que afectaba a Lucas se había extendido como un manto negro que abarcaba al resto de la familia, dando lugar a que el joven en aquel grupo cayera en el ostracismo afectivo.

Lucas para poder ganarse la vida y pagarse asimismo los estudios de actor en la escuela de Artes Escénicas, tuvo que hacer varios trabajos temporales, como por ejemplo el de camarero de un restaurante en la Costa Brava durante la temporada alta de turismo extranjero. Mas por otra parte, cuando ya fue un actor de teatro, en efecto tuvo muchas dificultades para poder entrar en el mundillo del espectáculo en calidad de profesional, aunque al fin lo consiguió.

Sus padres habían ido alguna que otra vez al teatro a ver una comedia interpretada por él. Mas la maléfica tía Emilia, así como la prima Carla, cayeron muy pronto en el olvido. No obstante Lucas siguió pensando que el tópico del respeto por la vida ajena en este país seguía siendo una utopía casi imposible de alcanzar. .SI NO ERES COMO YO ES QUE ERES UN TONTO.

                                                                        FRANCESC MIRALLES

 

 

 

   

¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed