Angeles y Demonios (Jose Maria y Miriam 1 de 3)

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
434 visitas

Marcar como relato favorito

                                          ANGELES    Y    DEMONIOS                                           

                                                            (1-3)

                                            José  María  y  Miriam

 Miriam  se  fue  directa  al  aeropuerto, se  subió  al  avión  y  una  vez  que  encendieron   motores, metió  la  mano  en  el  bolso  y  saco  la  carta. Empezó  a leerla, conforme  pasaba  de  reglón  a  reglón, e  iba  mirando  las letras, se  le  iba cayendo  las   lagrimas. Como  no  daba  crédito  a  lo  que  ponía, empezó  a  leerla desde  el  principio  otra  vez:

Hola  mi  amor, te  llamo  así  porque  ahora  acabo  de  darme  cuenta, que  lo  que  me  lleva  a  tomar  esta  decisión  es  mi  gran  amor  hacia  ti.  Solo  te  voy  a  poner unas  líneas  muy  cortitas, donde  te  dé  una  explicación  de  lo  que  está  pasando. Mi  vida,  estoy  enfermo, hace  un  mes  me  diagnosticaron  Sida  ya  avanzando rápido.  Si  esto  sigue  a  este  ritmo  no  me  queda  mucho  tiempo  de  vida. No  quiero que  me  veas  consumirme  y  mucho  menos , me  recuerdes  enfermo, es  más  si  lo hubiera  sabido, no  te hubiera  permitido  conocerme  de  este  modo. ¿Por qué  te  estoy  dando  esta  carta  contándote  esto  ahora? Debes  de estas  haciéndote  esa  pregunta. Muy  sencillo  mi  amor. El  que  hayas  venido  a verme, conocerme, creo  que  te  lo  has  ganado  o  por  lo  menos  creo  que  te  lo debo. Te  debo  esto  que  te  estoy  diciendo. Te  lo  estoy  escribiendo  mientras  tu estas  esperándome  al  otro  lado  de  la  puerta. El  dejarte  marchar, me   está   costando   un   mundo, el  dejarte  partí   es  lo  mejor  que  estoy  haciendo  en  esta  vida  por  otra  persona,  prefiero  que  sufras  mi  perdida  ahora, que  tener  que  cuidar  a  un  enfermo  y  verlo  partí, en  sus  peores  condiciones. Créeme,  yo  vi  a  mi hermano  y  he  decidido  que  esto es  lo  mejor para  los  dos.  Te  deseo  que  tu  vida  te  traiga muchas  alegrías  y  que  me  puedas  olvidar  pronto. Se  despide  alguien  que  siempre  te  querrá.

                                                  José  María

Miriam  no  entendía  lo  que  estaba  pasando. Sabía  que  esa  enfermedad  era  muy rápida, que  no  era  conocida  y  que  estaban  empezando  a  investigar  sobre  ella. Durante  un  tiempo  solía  leerse  las  cartas  una  y  otra  vez. Siempre  era  muy tierno, nunca  le  falto  el  respeto, ni  le  dijo  nada  obsceno, jamás  le  hizo  ruborizar de  ningún  comentario.  Siempre  fue  muy  educado, Siempre  terminaba  diciéndole,   tengo  la  sensación  de  que  tu  y  yo  siempre  hemos  sido de  algún  modo muy  cercanos. Parece  como  que  te  conozco  de  muchísimo  tiempo. Cuando me pongo a leer tus cartas, me suena como que son repetidas en mis oídos. Miriam  me  haces ponerme  tierno  y  me  relajas  un  montón.

Pasaron  los  días, las  semanas, los  meses  y  cuando  menos  cuenta  se  dio , ya  había pasado  un  año  y  con  el  tiempo  también  el  dolor. Miriam  se  había  dedicado  solo a sus  hijos  y al  trabajo.

 Un  día  paseando  le  pareció  ver  a  José  María, otro  día  llamaron  a  la  puerta, miro   antes  de  abrir  y  le  pareció  verlo. Abrió  y  no  había  nadie.  Cada  vez  las apariciones  empezaron  a  ser  mas  seguidas, otras  escuchaba  llamarla  como  lo hacia  el  por  carta.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed