Angeles y Demonios (Jose Maria y Miriam 1 de 4)

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
499 visitas

Marcar como relato favorito

                                            ANGELES    Y    DEMONIOS                                            

                                                            (1-4)

                                            José  María  y  Miriam

 

Un  día  estaba  viendo  una  película  por  la  tele, donde  salía  una  pareja  casándose, se  besaban  y  se decían; si quiero. De repente  escucha  decir, ¡mira  como  se  quieren!, Miriam  se  giro  viéndolo  sentado en  el sillón. No daba  crédito  a  lo que  veía, creía que  todo  era  una  pesadilla. Apago  la  tele  y  se  fue  a  su  habitación. Durmió  con  la  luz  encendida,  quedándose  dormida  con  la  cabeza  tapa. Al  día siguiente  se  dirigió  enseguida  al  centro  de  la ONG  y  pregunto  por  él. Todos  se miraron  contestándole  uno; Miriam,  José  María  murió  hace   dos  meses. Pensábamos   que  tu sabias  lo  que  estaba  pasando  con   su  salud. Salió  del  centro sin  decir  palabra, no  entendía  nada, empezó  a  temblar  de  miedo, el  vello  de  la  piel   se le  ponía  de  punta. Al  llegar  a  su casa, entrar  en  la sala, se  lo  encontró esperándola. José   María  se  levanto  de la  silla  donde  estaba  sentado  y percatándose  de  cómo  estaba Miriam, le dijo; mi  amor  créeme  estoy  aquí, para que  me  creas  que  esto  es real,  vete  y  acércate  al  telf., mi  madre  te  va  a  llamar. Miriam  con  voz  temblorosa  le  contesto; no  puede  ser, nunca  te  di  mi  telf., era  yo  la  que  llamaba  a la  prisión. Si  es  verdad, pero  mi  madre  a  pedido  tu  numero a  la  ONG  y  se  lo  han  dado, pues  han  visto  que  era  una  señora  mayor  y  no podría  hacerte  daño.

En  ese  momento  suena  el  telf. Y  él  le  dice; por  favor  mi  amor, cógelo  es  mi madre. Miriam  con  voz  temblorosa  cogió  el  telf.  Y  pregunto;

--¿Quién  es? De repente  escucho  del  otro  lado  de  la  línea;

-- ¡hola! Soy  la  madre  de  José  María , he pedido  tu  telf., espero  hija  que  no  te  enfades, pero  necesito  pedirte  permiso sobre  una  cosa, que  para  mí  es  muy  importante.

Miriam  con  miedo  y  sin  poder  moverse  por  lo  que  estaba  ocurriendo  en  ese momento  no  sabía  que  decirle, tan  solo  puedo  decir, ¡sí! Dígame.

--- Hija  tu  le  mandaste  a  mi  hijo, una  cadena  y  una  cruz  de  oro, se  que  te pertenece, pero  si  no  te  importa, me  gustaría  quedármela  y  llevarla  puesta, pues mi  hijo  hasta  el  último  momento  no  se  la  pudimos  quitar. Solo  nos  dejo  cuando ya  no tenía  fuerzas  de  impedir  que  lo  hiciéramos.

En  ese  momento  José  María, le  pasa  una  nota  escrita  y  acercándose  le  dijo  en  el  oído; Por favor  pregunta ¿ donde  estoy  enterrado  y  donde  esta  mi  hermano?.

Miriam  sin  dar  crédito  a  lo  que  estaba  viviendo, pudo  contestarle  a  la persona que  estaba  a  la  otra  línea  que  si  se  podía  quedar  con  la  cadena. Seguidamente  le  hizo  la  pregunta  que  él  le  había  pedido, respondiendo  su  madre  que  los  dos hermanos  estaban  juntos, en  el  mismo  sitio. Le  dio  las  gracias  y  colgó. Miro la nota  y  efectivamente, la  señora  contesto  lo  mismo  que  ponía  en  el  papel; los  dos  hermanos  están  juntos, en  el  mismo  sitio. Miriam  lo  miro  y  se  desmayo.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed