Angeles y Demonios (Jose Maria y Miriam 1 de 5)

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
127 visitas

Marcar como relato favorito

                                            ANGELES    Y    DEMONIOS                                           

                                                            (1-5)

                                            José  María  y  Miriam

Cuando  despertó, no  había  nadie  con  ella,  solo  estaba  ella  en  la  habitación, en  el suelo  y  con  un  dolor  de  cabeza  insoportable. No  tenía  muy  claro  si  era  de  la caída  o  de  tanta  información  sin  lógica  alguna, que  de  pronto  empezaron  a  fruir  por  su  mente. Como  por  flas,  empezaron  a  aparecer  recuerdos  que  ella  nunca  había  vivido, junto  con  dolores  de  cabeza  diferentes  a  todos  los que  solía  tener. En  su  cabeza  tenia  ahora  tanta información  que  no  sabía  si  podía  digerir. Pensó; lo  primero  que  tengo  que averiguar  es  si  estoy  bien. No  se  le  ocurrió  otra  cosa  que  coger  y  pedir  cita  con el  médico. Al  ir  a  la  consulta  y  contar  todo, le  hicieron  pruebas  donde  termino  el   médico  por  diagnosticar; cansancio  por  estrés. Le  aconsejo  que  no  trabajara  tanto  y  que  descansara  durante  unos  días.

Termino  por  decidir  que  tenía  que  enfrentarse  y  intentar  solucionar  el  problema en  que  se  encontraba  en  ese  momento. Ella  decía, si  esto  está  pasando  tiene que  tener  una  lógica  por  algún  resquicio. A  sin  lo  hizo,  empezó  a  averiguar  y buscar  información, aunque  no  tenía  muy  claro  por  dónde  empezar. Había  cosas  que  estaban  confirmadas, pero  había  otras  donde  ni  aparecían, ni  en  libros  ni  en  la historia. Cada  vez,  el  rompecabezas  estaba  más  liado, se  preguntaba  qué  hacer y  donde  pedir ayuda. No  se  le  ocurrió  otra  cosa  que  rezar  por  las  noches  y  pedir  que  mandara  alguien  que  la  ayudara. Así  durante  dos  semanas. De  pronto, como  de  la  nada, alguien  quien  se  llamaba  a  si  mismo  maestro,  empezó  a  verlo. Le  dijo  que  lo  habían  mandado  a  ayudarle  a  aclarar  toda  la  información  que tenía  en  mi  poder  y  que  no  sabía  digerir  debidamente.  Miriam, esto  lo  habéis provocado  tu  y  José  María, esto no  tenía  que  haber  ocurrido, pero  llegado  a  este punto, ahora  depende  de  ti. Si  no sabes  vivir  con  todo  lo  que  en  este  momento estas  recordando, puedes  acabar  con  depresión  hasta  el  fin  de  tus  días. Así que te voy a dar un consejo; Miriam abre  tu  mente  y  ser  benevolente con lo que vamos a  estudiar  y  poner  en  orden  dentro  de  tu  cabeza.

--- ¿Puedo  preguntarte  algo  antes  de  empezar  a  aclarar  todo?

—si  claro  dime, aunque  creo  que  se  que  me  vas  a  preguntar.

--- ¿Dónde  está  José  María?, hace  días, semanas, que  no  lo  veo.

—Él   en  este  momento  y  hasta  que  todo  este  entuerto  este  en orden, tiene prohibido  acercarse  a  ti.

--- ¿lo  volveré  haber  algún  día?

—eso  no  depende  de  él, sino  de  cómo  vayan  las  circunstancias  relacionado  con tu  evolución  y  por  supuesto,  del  suyo. En  este momento  asta  en  este  sitio, desde  que  llego, sigue  con  su  revendía. Una  de  ellas  es  la  consecuencia de  lo que  ahora tenemos  encima, mejor  dicho , tú  tienes  encima.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed