Carnaval de Dusseldorf parte 24

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
357 visitas

Marcar como relato favorito

Corral, Chile septiembre de 1945

 

En una cabaña cercano a la parroquia, Hans Schmidt, disfrutaba de una taza de café, el sol abandonaba la ciudad dejando un cielo anaranjado, en la pieza contigua, los llantos de un bebe eran calmados lentamente, Emma volvía al comedor donde estaba Hans 

  - Así que señor Schmidt, usted peleo en Francia?

  - Si estuve en la wermacht-

  - Y llego a Chile con la información secreta enviada por mi pareja, pero lo indicado era que un mayor de la SS Gestapo llevaría esta información-

  - Si pero ese oficial fue derribado y gravemente herido y me encomendó esta misión antes de morir-

  - ya veo, bueno, listo para la segunda fase de la misión, teniente Schmidt?

  - listo y preparado -

 

Northem Salzburg Alps, Austria, agosto del 2004.

 

El silencio sólo era roto por un pequeño zumbido, Barbara empezaba a despertar y al abrir los ojos ve que estaba esposada y acostada en una camilla, la habitación era de concreto gris, con una puerta que estaba abierta, de repente entran dos hombres vestidos de negro con cascos Stahlhelme color negro, eran altos y muy fornidos, Barbara trata de defenderse dando patadas, pero uno de ellos la toma del pie derecho y la lanza al suelo cayendo de costado golpeándose en la cadera, Barbara da un grito de dolor, pero el segundo hombre la toma de los brazos y levantandole se la lleva, metros más allá, la sientan en una silla de escritorio con ruedas, empujándola la introducen en un gran salon donde la dejan en la cabecera de una mesa de nueve metros de largo y dos de ancho, al rededor de la mesa estaban todos los oficiales de la korps entre ellos estaba Karl Berguer, quien miraba con gran odio a la agente, en las paredes laterales estaban los soldados vestidos de negros y con cascos Stahlhelme cada uno con un sub fusil Heckler & Koch MP5, del otro extremo del salón se abre una puerta y aparece el denominado " el general" que se desplazaba en una silla de ruedas eléctrico y se coloca al otro extremo de la mesa quedando frente a Barbara Schaffer 

  - Buenas tardes- 

  - Buenas tardes mi general!! Gritan todos

  - como saben esta reunión es muy especial, ya que estamos a puertas de concluir nuestra gran misión y destruir a los enemigos del cuarto Reich y también porque esta con nosotros la nieta de nuestro gran primer líder Erick Schaffer, Barbara Schaffer- todos aplaudieron 

  - Bueno señorita Barbara Schaffer, díganos ¿cual es el secreto que su abuelo dejó para la parte final del Kraken GRD?

  - no les diré nada grupo de enfermos, malditos desgraciados! además no tengo idea de lo que están hablando- dijo enojada Barbara Schaffer, en ese momento Barbara recibe un puñetazo en el plexo solar de uno de los soldados que estaban detrás de ella, dejándola agachada y sin respiración por unos segundos, el mismo soldado la toma del cabello y le pega la espalda al respaldo de la silla.

 

Del cielo del salón sobre unas vigas de acero se asoman Helen, Octavio y Frank, quienes buscando a Barbara la siguieron al salón, en general mira fijamente a Barbara 

  --Veo que esta reacia a cooperar, quiero recordarle que es nieta de un gran líder y científico militar que su última misión fue vengar los agravios que, gringos, Ingleses, rusos y franceses infringieron a los alemanes ¿o se olvida de la violaciones masiva de las mujeres alemanas?

  - Las violaciones , vejaciones y humillaciones que el pueblo alemán recibió fue por culpas de ustedes! Por su estúpida idea de iniciar una guerra que sabían que iban a perder! Barbara se levanta de la silla y empezó a caminar hacia el general - además yo siento vergüenza por llevar el apellido del criminal de Erick Schaffer! Fui adoptada por Kaleb Stern y llevada a Israel, donde recibí gran instrucción en el judaísmo, si así es ¡ aunque les moleste yo soy Abigail Stern y soy judía! Los soldados avanzaron y tomaron a Barbara cada uno de uno de sus brazos, el general después de unos segundos en silencio, avanzo en la silla de ruedas hasta quedar a siete metros frente a Barbara Schaffer 

  - bueno señorita Abigail Stern si usted es judía, la trataré como a una judía - en eso el general saco su pistola Luger, Barbara que mirando el cañón pudo adivinar la dirección del disparo se ladeo hacia su derecha justo cuando se apretó el gatillo, pero a pesar del movimiento, no fue lo suficiente y la bala golpeó en la parte superior del lado izquierdo del pecho de Barbara Schaffer, ella tambaleó dando tres pasos hacia atrás y cayó de espalda, Helen se tapo la boca con la mano tratando de acallar un grito y empezaron a correr lágrimas de sus ojos, Octavio la toma de la cintura y la saca del salón, en eso Karl Berguer se levanta saca su pistola y apunta la cabeza de Barbara 

  - Karl Berguer vuelva a su asiento! Gritó el general, pero Karl no hizo caso, unos de los soldados que tenía a Barbara le apunta en la cabeza con su pistola

  - ya oíste al general- Karl enojado abandona el salón 

  - Tú no mereces matar a Barbara! Eres igual de inútil como tu hermano, vete no sirves para nada! Le grito el general,en eso entra un oficial y dice.

  - Mi general esta todo listo para lanzar las bombas Kraken GRD-

  - Muy bien, empiecen ensamblar las bombas y después a desplazarlas a los puntos indicados y que los aviones se alisten- si mi general! Dicho esto todos abandonaron el salón, el general le dice a los dos soldados.

  - Lleven se el cuerpo de Barbara Schaffer y tirenlo en el peñasco que se convierta en carroña-

Los soldados tiraron el cuerpo de Barbara Schaffer por unas de las ventanas y rodó pendiente abajo hasta quedar a doce metros del refugio.

Helen que desesperada salía de la furgoneta.

  - ¡ iré a buscar a mi hermana!

  - Pero no hay nada que hacer el disparo fue en el corazón-

  - No me importa no dejaré a mi hermanita, váyanse si quieren- dijo Helen llorando, de pronto llega un integrante de Alemania libre

  - Tiraron el cuerpo de Barbara en la parte posterior del refugio - Octavio y tres jóvenes más siguieron a Helen 

Los cinco jóvenes encuentran el cuerpo de Barbara, Helen abrazaba llorando a su hermana, pero Gerhard quien revisa los signos vitales dice

  - No está muerta- dicho esto le desabrocha la blusa y con un poco de agua lava la sangre y ve que el impacto fue más cerca del hombro de inmediato tapa la herida con algodón y la envuelve con una gaza, la toma en brazos y la lleva a la furgoneta

  - Esta muy grave necesitará transfusión de sangre, en la furgoneta tengo el equipo para hacerlo-

  - Yo daré mi sangre- dijo Helen

  - y la mía y la de todos- dijo Octavio.

 

Continuará 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed