EL FANTASMA DEL PASADO (1 - 5)

Por
Enviado el , clasificado en Drama
339 visitas

Marcar como relato favorito

                                 EL  FANTASMA  DEL  PASADO

                                                              (1-5)

 

Juana  acepto  con  una  condición. Tanto  Luis  como  su  nana, permanecerían  a  su lado. Nadie  podría  mandarles, no  tendrían  que  obedecer  a  nadie. Una  cosa  más. Al  entrar  con  el  coche  he  visto  que  en  este  mismo  terreno  hay  dos  viviendas.  Viviremos  los  tres  juntos  hasta  que  contraiga  matrimonio. Una  vez  casada, seguiremos  juntos, ya  sea  aquí  o  en  otra  vivienda.  Y  por  último, seguirán  siendo mis  padres   hasta  el  último  día  de  mi  vida.

Juan  acepto, lo  único  que  le  hizo  prometer  es  que  delante  de  los  demás  respetaran  a  su  madre  biológica  y  a  el mismo  hasta  que  muera.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         Cogió  sus pertenencias, a  su  nana  y  a  Luis  y  se  fueron  a  vivir  a  la  casa  de  los invitados, mientras  preparaban  todo  el  arreglo  de  la  boda. Se  probo  el  traje  de novia, eligió  la  tarta, arreglaron  el  jardín  con  un  montón  de  sillas. Fueron  a  elegir restaurante  y  por  supuesto, se  conocieron  los  novios. Juana  decidió  actuar  dura. No  dejarse  pisotear  por  nadie  y  mucho  menos  dejarse  influenciar  por  los sentimientos  de  culpabilidad. A  partí  de  aquel  momento, no  existirían  las  palabras remordimientos, ni de culpa, hacia nadie, ni hacia nada. Nunca  más  en  su  memoria  y  en  su  boca  existiría llorar  ni  sentir  pena  por  nadie.

Llegado  el  día  de  la  boda, estaban  todas  las  familias  sentadas  en  el  gran  patio de  atrás  de  la  vivienda  familiar. Nunca  había  visto tantas  personas  juntas,  pareciendo normales. Tantos  narcotraficantes  en  un  mismo  espacio  y  lo  peor  de  todo, obedeciendo  a  su  familia. Pensó; ¡tanto estudiar para  ayudar  a  los demás! Y ahora, Seré  yo, quien  necesite  un  gran  abogado  con el  tiempo.

Una  vez  casados, hicieron  el  amor, pensó, por  fin  estoy  salvada. Mi  secreto quedara  dentro  de  mí. Cada  vez  se  volvía  más  dura, cada  problema  lo solucionaba  con  una  gran  fuerza  y  sin  que  nadie  le  pudiera  llevar  la  contraria. Cuando  quiso  darse  cuenta  ya  estaba  de  tres  meses  de  embarazo. A  su  marido le  dijo  que  estaba  de  dos. Pago  al  médico  y  todo  arreglado, creyó   ella. Empezaron  a  llamarla; la  Mujer  de  Hierro. Se  gano  ese  apodo, porque  termino convirtiéndose  en  un  gran  ser  de  hierro, sin  sentimientos. Hasta  su  propio  marido le  temía. Solo  su  nana  y  Luis  veían  en  ella, cuando  estaban  a  solas  los  tres, su parte  más  humana, su  sentimientos  más  tiernos.

Nació  su  bebe, de  nombre  Adrian. Un  niño  precioso, peso  cuatro  kilos, rubio, ojos  claros  y  muy blanquito. Ahí  se  dio  cuenta  que  no  era  de  su  marido. Su  marido  era  moreno, ojos  marrones  y  de  piel,  color  bronceado. Lo  miro, miro  al  niño  y  rompió  a  llorar. Su  madre  biológica,  como  sus  suegros  pensaron  que  lloraba  de  felicidad. Su  nana  se  dio  cuenta, le  cogió  la  mano  y  la  apretó  junto  a  la  suya. Con  la  cabeza  hizo un  movimiento  y  Juana  lo  entendió. Cerró  los  ojos , dio  un  suspiro  y  empezó  a convertirse  en  la  Mujer  de  Hierro  que  todo  el  mundo  ya  conocía.

 El  niño  creció, se  hizo  mayor, decidió  ser  médico  y  Juana  pensó  que  en Nueva York  era  donde  había  buenas  universidades  y  lo  más  importante, sería  un desconocido  para  todos, pasaría  a  ser  el  hijo  de  la  Mujer  de  Hierro, a  ser  uno más  de  tantos  estudiantes.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed