SALTO AL VACÍO (1--2)

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
597 visitas

Marcar como relato favorito

                                                    SALTO    AL   VACIO

                                                              (1—2)

 

Mientras  tanto, Irían  y  un  grupo  de  personas  reducido,  que  se  dirigían  al  refugió,  llegaron  todos  a  salvo. Entre  ellos  habían  dos  niños  de  unos  3  y  5  años, mas  una  mujer  embarazada  de  unos   ocho  meses, más  o  menos   que  dedujo,  solo  con   verle  el  avanzado  estado  de  gestación.

El  refugio  se  encontraba  dentro  una  pequeña  iglesia. Debajo  de  ella  había  unos túneles, donde  estaban  enterrados  los  más  ricos  del  pueblo. La  entrada  del refugio  era  la  puerta  de  una  tumba. Los  aldeanos  lo  habían  camuflado  muy    bien, para  que  nadie  lo  encontrara. Por  dentro   lo  habían  acomodado  con  todas  las  comodidades  que  se necesitarían para  pasar  una  gran  temporada  encerrados.  La  despensa  estaba  llena de alimentos,  pero  lo  que  más  le  gusto,  es  que  también  habían  acumulado  material  médico  para  una  urgencia, muy  completo  y  por  lo  que  pudo  observar , no le faltaba  de nada.

 Para  dar  con  el  sitio  exacto, tenias  que  ser  familia  o  del  mismo  pueblo, si  este  no  era  el  caso, podía  pasarte  muy  bien desapercibido  y  confundirlo  con  una  tumba. Su  ubicación, se  encontraba  cerca  del  rio  a  las  afueras  de  un  pequeño  pueblecito  que  estaba  protegido  por  la resistencia  y  que  todavía  no  habían  conquistado  los  nazis. Era  tan  pequeño  que realmente  nadie  le  prestaba  atención, era  como  si  el  mundo  se  hubiera  olvidado  que  existiera. Que  para  esas  gentes  y  en  ese  momento, era  lo mejor  que  les podía  pasar, ¡por  el  momento!, pues  pronto  todo  cambiaria.

De  pronto  la  mujer  que  se  encontraba  embarazada, rompió  aguas, Irían  se   percato  del  charco  debajo  de  sus  piernas  y  que  se  encontraba  con  dolores, le pregunto  de  cuanto  estaba, contestándole  que  le  faltaban  dos  días  para  los nueve  meses, aunque  para  la  fecha  del  médico, todavía  faltarían  dos  semanas.

Acercándose  a  la  joven  que  le  invito  a  ir  al  refugio  con  ellos  le  dijo;

--- ¡hola!, soy  Irían, de  donde  vengo, soy  médico, necesito  tu  ayuda  para  esa señora  que  esta  apunto  de  tener  a  su  hijo  en  este  momento,  ¿podrías  ayudarme con  esto?.

--- ¡Hola! Yo  me  llamo  Valeria  y  si  claro, dime  que  tengo  que  hacer.

Entre  los  dos  prepararon  todo, Valeria  ayudo  a  Irían   y  la  mujer  dio  a  luz  a  su hijo, no  muy  grande, pero  sano  y  con  todos  sus  miembros, no  parecía  que hubiera  nacido  con  alguna  deficiencia, ya  que  eso  le  preocupaba  mucho  a  la madre.

Mientras  tanto  se  escuchaba  un  pequeño  aparato  que  había  encendido  para saber  que  ocurría. En  él  se  decía   que  Hitler  y  sus  aliados  estaban  perdiendo  la guerra. Pero  lo  que  realmente  deseaba  oír  Irían,  era  la  fecha  en  la  que  se encontraba  en  ese  momento. De  pronto  escucho;

---Os  habrá  la  resistencia,  con  la esperanza  de  que  a partí  de  hoy  día  15  de  Marzo  del  año  1945, empecemos  a  tener  noticias  del  fin de  la  guerra. Ojala  el  Canciller   ponga  fin  a  esta  locura  y  termine   rindiéndose. Os  mantendremos  informados. Una  última  cosa, todos  aquellos  que  vivan  cerca  de  los  bosques, cierren  sus  puertas, pues  se  sabe  que están  habiendo  muchos  desertores, sobre  todo, del  ejercito   Alemán. Por  favor cuídense  y  fuerza  para  todos  los  combatientes  por  la  libertad  del  pueblo. Seguidamente   se empezó  a  escuchar  a Katyusha  y  Lili  Marleen


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed