SALTO AL VACÍO (1--6)

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
434 visitas

Marcar como relato favorito

                                                      SALTO    AL   VACIO

                                                             (1—6)

 

Valeria  se  quedo  con  el  niño. Como  no  le  quedaba  familia, decidió  adoptarlo, a  si se  lo  hizo  saber  a  Irían, que  le  pareció  muy  bien. Pues  pensó, que  así  no  se quedaría  sola  cuando  el  volviera  a  su  tiempo.  Le  pusieron  de  nombre  Samuel.

Irían, llevaba  con  la  resistencia, ocho  semanas, 56 días.  Sabia, que  todavía  faltaba, dos  semanas  para  que  la  guerra  acabara. Eso,  le  hacía  muy  feliz. El  saber  que tanto  dolor, tanto  sufrimiento  acabaría  pronto, lo  llenaba  de  felicidad, de tranquilidad.  A  si  podría  pasar  más  tiempo  con  su  familia, con  su  mujer  y  ahora con  su  hijo. Para  Irían  era  una vida  nueva, completa  y  llena  de felicidad.

 Llevaba  viviendo  con  Valeria  un  mes, donde  había  tenido  un  montón  de  altos  y bajos. Nunca  había  sentido  tanto  miedo  como  ahora. El  miedo a  perder  su  familia, lo  reconcomía  por  dentro. Ya  no  echaba  de  menos  buscar  experiencias  fuertes, ya  no  deseaba  perderse  por  el  mundo. Ahora  cada  vez  que  salía  de reconocimiento  con  la  resistencia, deseaba  volver  y  sentir  el  calor  del  hogar, de  la  familia. Irían  sentía que  había  madurado, que  había cambiado, que  ahora  se  sentía  más  responsable, incluso  con  su  propia  vida, valorándola  y  cuidándola  más.

En  la emisora, el 1 de Mayo  decía  la  resistencia que  se  estaba  acorralando  a  los alemanes, decían  que  había  mucho  alboroto  entre  los  mandos  del  canciller. Irían sabía  que  Hitler  ya  estaba  muerto  y  que  la  guerra  la  habían  perdido, pues  en pocos  días , los  aliados  darían  el  fin  de  la  guerra.

Llego  el  9  de  Mayo  y  con  él, el  fin  de  la  guerra. Hubo  fiesta, baile, para  festejarlo. En  los siguientes  días, la  resistencia  salió  a  inspeccionar  el  terreno. Pues  todavía  quedaban  los  rezagados, donde   seguían   peleando. Irían   y  Valeria, seguían curando  a  enfermos  de  guerra. Todavía, seguían  llegando  al  refugio, muchos soldados  heridos.

Mientras  tanto, la  familia  de  Irían  ya  habían  desistido. Su  hermano  tenía  que volver  para  incorporarse  al  trabajo, su  padre  se  quedaría  unos  días  más  para  el papeleo  y  en  menos  de  una  semana, volvaria  a  su  casa, sin  su  hijo  y  con  un dolor  enorme. Donde  no  sabía  que  le  iba  a  decir  a  su  esposa  y  madre  de  Irían. Después  de  una  semana  de  haber  acabado  la  guerra, llamaron  a  la  resistencia, para  que  fueran  a  la  entrada  del  pueblo  a  coger  tres  soldados. Que  estaban  muy  mal  heridos, entre  ellos  había  uno  que  había  perdido  una  pierna. Irían  se subió  a  la  ambulancia  con  un  voluntario  de  la  resistencia  dirigiéndose  al  sitio señalado. Al  pasar  por  el  camino, tuvieron  que  desviarse, con  tan  mala  suerte  que  a  los  pocos  metros  del  desvió,  la  ambulancia  piso  una  mina  explotando  y saltando  por  los  aires, explotando  sin  supervivientes.

Mientras  tanto, el  padre  se  encontraba  en  el  aeropuerto, de  pronto  recibe  una llamada;

--¿Es  usted  el  padre  de  un  hombre  que  se  ahogo  en  el  rio?

--- si, dígame, ¿falta  algún  papel  por  firmar?

--- no, ¿podría  pasarse  por  el  hospital? Acaban  de  dar  aviso, que  han  encontrado un  hombre  con  la  descripción  de  alguien  que  se  parece  a  su  hijo…...

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed