OASIS (Océanos Invisibles 1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
488 visitas

Marcar como relato favorito

                                                              OASIS    

                                               Océanos    Invisibles (1-1)

 

Se  llamaba  Adara, era  hija  única. Sus  padres  ya  eran  mayores  cuando  contrajeron matrimonio. Con  el  tiempo, decidieron  ir  a  tener  descendencia, pero  con  el trascurso  de  los  días, se  dieron  cuenta  que  no  venia. Fueron  al  médico, probaron todo  lo  que  les  propuso  el  ginecólogo, pero  sin  éxito. Decidieron  intentar  adoptar, pero  también  fracasaron. Miraron  lo  que  le  podían  costar  alquilar  un  vientre, le  salía  muy  caro  y  no  teniendo  medios  económicos  tan  elevados, desistieron  de  seguir  adelante.

 Vivian  cerca  del  mar, siempre  había  escuchado  historias  sobre  los  dioses  de  los  7  mares  oceánicos. Sobre  todo, de  la  Diosa  Yemaya.  Aparte  de  ser  la  madre  de todos  los  seres  de  los  mares, se  decía  que  era  la  diosa, protectora  del  hogar  y  la  familia, de  los  barcos  y  pescadores. Amorosa  con  su  familia, compresiva,  justa en  cumplir  la  ley  de  los  mares, tímida,  solidaria  con  la  mujer   que  no  podía  engendrar  y  tener  descendencia   y   divinidad   de  la  fertilidad de  la  mitología  Yoruba.

Su  familia  era  de  Croacia. Sus  gentes  creen  mucho  en  leyendas  de  los  seres marinos.  Suelen  contar  muchas  historias  sobre  sirenas  que  se  enamoran  de pescadores, atrayéndolos  a  las  profundidades  marinas, convirtiéndolos  en  sus parejas. Se  dice  que  en  las  profundidades, hay  unas  cuevas, donde  suelen  ser pasadizos  a  otras  dimensiones  paralelas, donde  pueden  vivir  sirenas  y  humanos juntos.

Su  madre, viendo  que  no  engendraba, que  pasaba  el  tiempo  y  cada  vez  se  veía más  mayor, decidió  hacer  una  ofrenda  a  la  diosa  Yemaya  y  pedirle  ayuda. Un  día se  dirigió  al  mercado, compro  fruta, unas  aves  y  velas. Después  se  dirigió  a  una cueva  llamada; la  cueva  Azul.  Busco  un  sitio  llano, tranquilo  y  fuera  a  la  vista  de cualquier  curioso  y  empezó  a  hacer   la  ofrenda. Se  tiro   dos  días, con  sus respetivas  noches. Al  tercer  día  ya  entrada  la  noche, no  pudo  mantenerse despierta, quedándose  dormida.

Estando  dentro  de  un  sueño  profundo, vio  a  una  mujer  muy  hermosa, con cabellos  dorados, ojos  azules,  (como  las  aguas), trasmitía  tranquilidad   en  su presencia. Llevaba   un  vestido  largo  ajustado  de  color  verde, la  tela  era  como  si estuviera  formada  de  muchas  escamas, su  cabello  era  rizado  hasta  la  cintura, con un  recogido  a  los  laos, saliendo  un  tirabuzón.  Que le decía;

--- me  llamo  Yemaya, soy   la  madre  de  todos  los  seres  vivos. La  reina  del  amor por  excelencia. La  dueña  de  los  siete mares. He  escuchado  tu  plegaria, he  sentido tu  sufrimiento. Me  solidarizo  con  tu  pena, porque  soy  madre  y comparto  tu  deseo  te  daré  lo  que  me  pides. Solo  una  cosa  te pido,  se  llamara  Adara, la cuidaras, protegerás  y  le  darás  todo  el  amor  que  necesite. Hasta  que  yo  la  llame, para  que  regrese  a  mí. Ahora  despiértate  y  vete  a  tu  casa, esta  noche  haz  el amor  con  tu  hombre  y  mañana  habrás  engendrado. Deja  pasar  quince días  y harte  las  pruebas.

Dicho  esto  desapareció  y  la  madre  se  despertó, recogió  todo  y  se  marcho.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed