OASIS (Océanos Invisibles 1-2)

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
408 visitas

Marcar como relato favorito

                                                           OASIS    

                                               Océanos    Invisibles (1-2)

 

Se  fue  directa  a  su  casa, por  el  camino  iba  pensando  en  cómo  sería  su  bebe. Sabía  que  nacería   una  niña, pues  tenía  que  llamarla  Adara, como  prometió  a  la Reina  de  los  mares. Llego  la  noche, se  ducho, se  puso  muy  bella. Tenía  un picardía  negro. Era  todo  de  encajes.  Busco  unas  braguitas  haciendo  juego. Busco una  música  romántica. Se perfumo, encendió  unas  velas, apago  la  luz  y  espero  a  su  marido, ignorante  de  todo. Pues  le  dijo  antes  de marcharse, que  había  quedado  con  sus  amigas, unos  días  para  pasar  juntas  en  un hotel.

Cuando  el  marido  llego, no  pudo  negarse  al  plan que  su  esposa  había  planificado. Encontró  toda  la  escena  muy  romántica, para  él  hacia  un  siglo, que no veía  a  su esposa de  esa  manera, a  si  que  no  se  lo  pensó  y  terminaron  teniendo  una  noche  inolvidable, como  si  hubiera  sido  la  primera  vez, ya  olvidada. Pasaron 15  días  que  le  dijo  Yemaya,( la  Diosa). Se  fue  al  ginecólogo   y  se  hizo  las  pruebas. Al  cabo  de  unas  horas, le  dieron  la  noticia; estaba  en  cinta, se  había  quedado embarazada. ¡Por  fin!,  seria  madre.

Al  llegar  a  su  casa  le  dio  la  noticia  al  marido. Los  dos  se  pusieron  muy  felices. Empezaron  a  comprar  todo  lo  que  un  bebe  necesita, pijamas, camisetas, la  cuna  y  la  ropa  para  montarla, toallas, dejando  para  el  final  la  ropa  de  vestir, hasta saber  el  sexo.

 Prepararon, la   que   sería  su habitación. La  pintaron  de  azul  claro. Dibujaron animales  en  el  frontal  de  la  habitación (peces, en  la  mitad  de  la  pared, tortugas, caballitos  de  mar  y  delfines). En  el  techo, el  fondo  blanco  y  se  veían  estrellas  alrededor  de  la  lámpara. Al  encender  la  luz,(una  luz  flojita, para  que  de noche  alumbrara  sin  quitar  el  sueño) parecía  que  las  estrellas  se  movían  alrededor  de  la  lámpara.  Compraron   peluches, una  maca ( para  sentarse  con  el  bebe  en brazos), un  mueble  con  cajones, un  armario. Lo  tenían  todo  acomodado, ahora  tenían  que  buscar  nombres  de  niños  y  niñas, hasta  que  el  médico  confirmara  que  era  hembra.

La  madre   que  se  llamaba  Luisa  y  el  padre  Juan, decidieron  que  sus  nombres  no se  los  podrían  a  su hijo/a. Luisa, vio  el  cielo  abierto  y  la  oportunidad  de  decirle,   si  es  niño  se  lo  pones  tu  y  si  es  niña  se lo  pongo  yo. De  esa  manera  vio  una   salida  para  poder  ponerle  el  nombre  que  la  reina  de  los  mares,  le  pidió  sin  que  pusiera  objeción  alguna. Juan  acepto, empezando  a  mirar  nombres   por  internet, por  si  acaso  tenia  suerte  y  encontraba  la  oportunidad  de  ponérselo.

Los  dos tenían un nombre  y  lo mantenían  en  secreto  por  si  al  otro  no  le  gustaba. Estando  de  cuatro  meses, Luisa  y  Juan  fueron  al  ginecólogo  y  les  dieron  la noticia  de  que  era   una  niña. Juan  se  entristeció, pero  al  mismo tiempo  era  feliz de  pensar  que  ya  sabía, que  era  el  sexo  de  su  futuro  hijo. Le  pregunto  a  Luisa por  el  nombre  y  esta  le  dijo  que  se  llamaría   Adara.  Juan  dio  un  suspiro, pues pensó  que  tendría  que  aguantar  esos  nombres  raros  que  su  mujer  tanto buscaba.

Pasaron  los  meses, llegando  el  momento  del  nacimiento. Nació  una  niña  de  unos  tres  kilos. Tenía  un  pelo  moreno, muy  poquito, pero  rizado. Los  ojos  eran  verdes esmeralda. Luisa  cuando  miro  a  su  hija  y  vio  sus  ojos, enseguida  recordó  el vestido  que  llevaba  puesto  la  reina  madre  cuando  la  visito  en  sueños. Era  el mismo  color, que  el  de  los  ojos  de  su  hija  que  acababa  de  nacer.

En  el  mismo  momento  del  nacimiento  de  Adara, el  pueblo  tuvo  una  gran  pesca. Todos  los  barcos  que  salieron  a  pescar, volvieron  muy  satisfechos  con  la  jornada del  día. Ese día  fue, una  gran  felicidad, para  todos  los  vecinos, donde  jamás  lo olvidarían, pues  fue  una  pesca  en  abundancia, como  nunca  se  había  visto  en  años.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed