OASIS (Océanos Invisibles 1-6) Final

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
468 visitas

Marcar como relato favorito

                                                               OASIS    

                                                   Océanos    Invisibles (1-6)Final

 

No  sabían  que  ocurría, no entendían  que  sonido  era  el  que  había  producido  tanto  dolor. Tan  solo  su  amigo el  tiburón  blanco  se  percato  que  era  Adara  y  salió  corriendo  entre  las  aguas,  al  encuentro  de  su  gran  amiga.  No  paraba  de  llorar, no  comprendía  cómo  pudo pasar.

Poseidón  que  escucho  el  sonido  desgarrador  se  apresuro  a  presentarse  en  el lugar. Sé  había  convertido  en  un  joven  hermoso, muy  guapo, de  pelo  castaño, ojos  azules  como  el  mar. Alto, muy  alto  y  delgado, No  tenia  piernas, el  si  tenía una  gran  cola. Su  cola  brillaba  como  la  luz  del  sol. Tenía  en la mano, un tridente. Su  expresión,   era  de  fracciones   duras.

Cuando  Adara  lo  vio, se  asusto. Nunca  había  visto  un  ser  mitológico. Siempre creyó  que  todo  estaban  en  las  leyendas  y  los  cuentos  que  su  padre  y  abuela  le contaba,  a  la  hora  de  dormí. A  mirarlo  bien, descubrió  que  era  la  sirena (tritón) de  sus  sueños. En  ellos,  esta  sirena  le  pertenecía.

Cuando  Poseidón  la  vio, se  dio  cuenta  enseguida  que  era  su  prima, que  tanto había  buscado  por  tierra  y  agua, sin  éxito. En  ese  preciso  momento, decidió pelear  con  ella, enfrentándose  a  sus  poderes. El  todavía  no  sabía  que  Adara  no tenía  conocimiento  de  su  identidad.

Debido  al  sonido  que  había  expulsado  Adara  de  su  cuerdas  vocales  y  su  frustración   producido  por  la  muerte  de  su  padre, estaba  a  punto  de  tener  consecuencias  muy  graves  para  los  mamíferos  marinos  y   los  humanos, que  en ese  preciso  momento, estaban  pescando  en  las  aguas  del  mar. Ella  ignorante  de que  había  provocado  una  pelea  monumental.

En  el  momento  de  que  Poseidón  se  iba a  enfrentar  a  Adara, empezó  una  gran pelea  entre  todos  los  animales  del  mar. Poseidón  no  podía  tranquilizarlos, ni pararlos. Las  aguas  empezaron  hacer  unas  olas  gigantescas. Los  mamíferos  más grandes, golpeaban  a  los  barcos, causando  destrozos. La  reina madre, apareció  sin éxito alguno. Pero  como  sin  saber  que  hacía, sin  que  nadie  se  percatara, Adara  se tiro  a  las  aguas  desde  el  acantilado, tragándosela  hacia  las  profundidades.

¡Perooo!, de  pronto  un  ser  iluminado, un  ser  llevando  una  vara, (como  de  medio metro) resurgió  de  dentro  de  los  mares, saliendo  a  la  superficie. Era  tan  hermosa que  Poseidón  no  podía  quitarle  los  ojos  de  encima. El  ser  rudo, violento  y  con formas  agresivas, se  había  quedado  paralizado, quieto  sin  poder  moverse  con  solo verla. Todos  los  seres  empezaron  a  forma  una  fila, cada  fila, de  una  especie. Ella, Adara  se  había  despertado, convirtiéndose, en  un  ser, dulce, sensible, humilde, cariñoso, pero  a  la  vez, recta  y  con  sonidos  que  trasmitía  a  todos  los  animales marinos, donde  descubrían  que  era  la  Diosa  de  los  mares,  protectora  y  defensora  de  todos  los  seres  vivos.

En  poco  tiempo  y  sin   que  Poseidón  se  diera  cuenta  de  que  estaba ocurriendo. Los  animales  al  mando  de  cada  grupo  de  las  especies  que  se  encontraban presentes, empezaron  a  hacerle  una reverencia  con los  morros  a  Adara. Todos  la reconocieron  en  segundos. Las  aguas  volvieron  a  la  normalidad. Los  barcos dañados, como  de  la  nada, empezaron  a  encallarse  en  las arenas, con  poca profundidad. Los  hombres  que  empezaron  a  caer  al  agua, empezaron  a  aparecer en  las  orillas  de  las  playas.

Poseidón  descubrió  que  no  podría  gobernar  sin  ella. Él  era  un  Dios  y  mandaba con  fuerza  y  mano  firme. Pero  la  necesitaba  a  Adara, necesitaba  su  sensibilidad, su  humanidad (tanto  por  personas, como  por  animales) pues  las  colonias  eran mixtas. Adara, despertó  y  aceptado  quien  era  en  realidad, se  fue  con  Poseidón. Uniéndose  en  matrimonio. Al  poco  tiempo  Poseidón  y  Adara, recogieron  a   Luisa  y  se  la  llevaron  a  una  colonia, hasta  el  fin  de  sus  días. Los  dos  juntos  cuidaron de  la  vida, en  armonía  y  en  equilibrio.

                                                FIN


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed