CONFLICTOS iNTERNOS (1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Drama
472 visitas

Marcar como relato favorito

                                          CONFLICTOS   INTERNOS

                                                             (1-1)

 

Se  llamaba  Jeremías, nació  en  España (Ganada) en el año 1940,  en  una  familia  de costumbres  muy  conservadoras. Fue  muy  deseado  en  su  nacimiento, pues  sus  padres  querían  un  varón. Cuando  los  médicos  le dieron  la  noticia  de  que  era  un  niño, se  alegraron  tanto  que  salieron  a  festejarlo, junto  con  la  familia.

Nació, un  niño  muy  guapo, se  parecía  a  su  madre. Fue  creciendo  y  la  madre  veía  que  no  le  gustaba  jugar  a  lo  que  todos  los  niños  a  esa  edades  jugaban. Como  era  tiempo  de  la  posguerra, la  mayoría  de  los  niños  jugaban  a  batallas. Jeremías  le  gustaba  quedarse  con  su  madre  y  hacer  de  comer. Le  gustaba  coger  el  peine  y  peinarla, incluso a  veces  le  lavaba  la  cabeza. Su  madre  le  decía;

--- hijo, no  dejes  que  tu  padre  te  vea, ni  se  dé  cuenta  de  cómo  pasas  tu  tiempo  libre, lo destrozarías. A  él  le  gustaría  que  fueras  militar, en  filas,  en  el  cuartel  de Cervantes.

Creció  y  se  hizo  adolecente, ya  cuando  tenía  17  años, en  el  instituto  se  burlaban  de  él, pues  le  decían  niña. Jeremías procuraba  hacer  todo  acorde  con  su  sexo. El  no  entendía, como  todas  esas  cosas  que  era  adecuado  con  ser  niño, no  iban  con  él. En su clase  había  un  chico  que  no  podía  impedir  mirarlo. Le  parecía  muy  guapo, hasta  que  el  niño  se  dio  cuenta  y  entre  cuatro compañeros  de  clase  y   el  que  tanto  miraba, un  día  lo  esperaron  en  la  calle  y  le  dieron  una  brutal  paliza.

Esta   vez  su  madre, pudo  esconder  el  motivo  a  su  esposo, ¿cómo  le  iba  a  decir, qué en el  instituto  le  decían  a  su  hijo, marica?. Se  inventaron  que  se  había  caído  por  las escaleras, recibiendo la  mayoría  del  golpe, en  la  cara.

Jeremías, decidió  que  tenía  que  echarse  novia  y  si  podía, quería  la  chica  que  todos deseaban  en  su  clase  y  por  algún  motivo, no  podían  tenerla. Empezó  a  tramar  un  plan, de  seducción. Pensó, ¿cómo  lo  haré  para  llamarle  la  a  tención?

Se  llamaba  Blanca, era  muy  femenina, le  gustaba  mucho  los  detalles, le  gustaba  estar siempre  en  compañía, no  le  gustaba  la  soledad. Nunca  la  veías  con  chicos, siempre estaba  en  compañía  de  chicas.

Empezó  a  observarla  y  noto  que  Blanca  y  su  amiga  Gris  eran  inseparables. Se  percato, que  Gris  era  más  dura, siempre  cuidaba  a  su  amiga, era  de  facciones  profundas  y  muy bruta. Posesiva, muy  posesiva  de  Blanca. Pero  no  le  dio  importancia  y  siguió  con  su  plan  de  cortejo.

Un  día  decidió  regalarle  una  rosa, otro  día  le  compro  bombones. Viendo  que  no  tenia existo  decidió  hacer  una  gran  jugada  a  las  dos  chicas.  A   la    hora  de  la  salida  de  clase, se   animo  y  le  dijo  a  las  dos  jóvenes. Tengo  tres  entradas  de  un  concierto, canta  los  sobraos, ¿os  apetece  venir, oírlos  cantar?. Es  en  el  cuartel  de  donde  trabaja  mi  padre, si  queréis  podéis  venir. Vienen  muchos  jóvenes, hijos  y  familiares de  los  militares.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed