EL REFLEJO DEL ALMA ( El Espejo 1-3)

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
453 visitas

Marcar como relato favorito

                                                 EL  REFLEJO  DEL  ALMA

                                                            El Espejo (1-3)

 

Nina  se  caso, tuvo  cinco  hijas, tres  murieron  en  la  posguerra, por  diferentes circunstancias. Sobrevivieron  dos,  la  más  pequeña  nació  en el  año 1936. Su  marido vino  de  la  guerra  enfermo, quedándose  viuda  muy  joven, teniendo  que  sacar  a sus  hijas  sola, en  aquellos  tiempos  tan  difíciles. Pero  como  prometieron  al entregar  el  don, nunca  le  falto  trabajo,  ni  alguien,  que  le  ayudara  a   salir adelante  en  aquellos  tiempos  tan  difíciles, mientras  el  linaje, nacido  en  ese tiempo, cumpliera  con  la  moral  y  la  ética, como  se  había  acordado, a   su ancestros.

En  ocasiones ,  veías  a  Nina  hablando  sola  en  una  habitación, a  veces  estaba  contenta, otras  la  veías  triste  y  diciendo;

-- esto  no  me  concierne  a  mí, yo  solo  tengo  permitido, escucharte  y  si  puedo, ayudarte, lo  haré, pero  hasta  para  esto  hay  un  límite, donde  por  supuesto  no  los  pongo  yo.

Nina, se  puso  enferma  con  75  años, muriendo  a  los  80. Un   día  antes  de  morir, le dijo  a  su  hija  pequeña  que  se  llamaba  Amaya;

--- Hija, por  favor  saca  a  toda  esta  gente  de  mi  habitación, me  quitan  el  aire  para  respirar  y  aparta  de  mi  lado  a  la  rubia, es  mala, dile  que  se  vaya.

--- Mama, aquí  no  hay  nadie, deja  de  asustarme.

Al  poco  tiempo  Nina  murió, su  habitación  en  ese  momento  olía  a  incienso  y  por cualquier  motivo  en  ese  espacio  se  sentía  paz, una  tranquilidad  imaginaria  para quien  no  estuviera  hay. El  estar  en  el  mismo  sitio  que  Nina, era  como  estar  en otro  mundo  y  lo  más  sorprendente, murió  mirando  al  cielo, con  una  sonrisa  y completamente  relaja  todas  las  facciones  de  su  rostro.

Ahora  solo  se  encontraban  sus  dos  hijas. La  mayor  se  llamaba  Jazmín. La  pequeña  Amaya. Las  dos  estaban  casadas  y  las  dos  tenían  hijos. Nadie  sabía  a quién  le  pasaría  Nina  ese  don, Si  a  las  hijas  o  se  saltaría  una  generación.

Amaya  y  Jazmín   siempre  les  había  dicho  a  su  madre  que  ellas  no  quería  tener eso, pues  les  daba  mucho  miedo. Pero  lo  que  era  verdad  es  que  sus  hijas  eran demasiado  pequeñas  y  no  podrían  explicarles  que  les  estaban  ocurriendo, si  por  alguna  circunstancias  pasaran  a  ellas, saltándose  una  generación  en  la  familia. A  parte  siempre  el Don  solía  dar  el  salto  al  morir  el  receptor  que  lo  llevaba  en  ese  momento.

Amaya   siempre había tenido problemas  con  un  oído. Pues  cuando  estaba  interna  con  monjas, empezó  a  dolerle  el  oído  derecho  y   a  supurarle. Las  monjas   no  se le  ocurrieron  otra  cosa  que ponerle  agua  oxigenada, donde  terminaron quemándole  el  tímpano   y   consecuencia  de  eso, quedándose  sorda  de  ese  oído sin  escuchar  nada. Pero, de  pronto, empezó  a  escuchar  conversaciones, por  el oído que  estaba  sordo. Conversaciones, de  personas  donde  ella  se  encontraba  sola.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed