EL REFLEJO DEL ALMA ( El Espejo 1-4)

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
464 visitas

Marcar como relato favorito

                                                     EL  REFLEJO  DEL  ALMA

                                                            El Espejo (1-4)

 

Al  principio  no  le  prestaba  atención, hasta  que  un  día  escucho;

--- ¿se  puede  saber  porque  no  contestas?, ¿sabes  que  escuchar  sin  contestar, es de  maleducados?

 Amaya  miraba  de  un  lado  a  otro  de  la  habitación, sin  ver  a  nadie. Hasta  que  por  casualidad  se  le  ocurrió  decir;

 Amaya; --- ¿Quién  hay  ahí? No  sé  si  estoy  sola  o  si  alguien  está  conmigo.

Irene; --- Hola, me  llamo  Irene, llevo  a  tu  lado  varios  días  observándote. ¡Pensé! ¿Que nos  veías?, pero  por  lo  que  me  estoy  dando  cuenta, solo  nos  escuchas  hablar. He venido  porque  me  han  dicho  que  te  enseñe  como  utilizar  las  manos, para  aliviar el  dolor  de  un  cuerpo  formado  de  materia. En  este  caso, para  un  cuerpo  humano. 

Amaya;--- Perdona, hace  poco  tiempo  que  me  di  cuenta, que  os  escuchaba, pero  no  os veía. Lo  que  si  veo  es  energías  alrededor  mía, algunas  solo  las  veo  pasar  de largo, otras  se  paran  delante  de  mí. A  veces  son  claras, otras  grises. Casi todas, son  trasparentes  como  el  agua, pero  se  nota  claramente, que  es  algo  vivo, porque  se  mueve.  Todavía, hay  algo  que   no  tengo  muy  claro, pero  si  es  lo  que pienso, me  gustaría  que  desapareciera, más  que  nada, porque  no  lo  veo  justo.

Irene; ---  ¡Dime!, que  es  lo  que  no  tienes  muy  claro. Amaya  ser  clara  o  intenta decirme  las  cosas, aunque  creas  que  son  fantasiosas. Yo  pudo  aclarártelo  y  si no estás  conforme  con  lo  que  te  explico, siempre  puedes  verificar  con   otros testimonios, por  internet  o  con  otras  personas.

Amaya; --- Creo, estoy  convencida, que  escucho  el  pensamiento  de  la  persona  que está  a  mi  lado. A  veces  están  hablándome  y   en  mi  mente  escucho  por  ejemplo decir, a  ver  si  acaba  tengo  prisa. O,  que  pesada,  no  me  deja  irme. O, se  cree  lo que  le  estoy  diciendo., incluso, otras  cosas  más. Creo  Irene  que  no  es  justo, pues  la  intimidad  debería  ser  privada, también  en  esto.

Irene;--- Hay  un  método  para  dejar  de  oír  el  pensamiento  ajeno, pero  de  vez  en cuando , seguirás  escuchando  pensamientos, aunque  con  menos  frecuencia. Ahora te  enseñare  como  utilizar  tus  manos; tienes  que  frotarlas, una  contra  la otra. Durante  unos  segundos, incluso  un  minuto. Cuando  estén  más  calientes  de  lo normal, puedes  masajear  la  zona  del  doliente  sin  ser brusco. También, puedes poner  la  mano  a  una  pequeñísima  distancia, por  ejemplo  de  la  frente, rodilla, etc. El  calor  se  lo  trasmites  al  recetor  donde  al  mismo  tiempo  que  se  relaja  se alivia  el  dolor.  Ya  tengo que  marcharme, pero  te  enseñare  como  tienes que  llamarme  si me  necesitas. Te  aconsejo, que  cuando  utilices  tus  manos, pongas  música relajante y   todo  aquello  que  ayude, a  relajar  al  receptor, incluso  tu  voz, también  relaja.

Irene  se  marcho, aunque  llegaron  a  ser  buenas  amigas, a  veces  la  veías  reír  y  si le  preguntabas, te  decía  estoy  con  mi  amiga  Irene. Amaya  ayudaba  cuando  algún  vecino  o  miembros  de  la  familia estaban  estresados  por  el  trabajo  u  otro  problema. Les  ponía  música  donde  escuchaban  el  sonido  agua, pájaros, viento, todo  sonidos  de  la  naturaleza. A  su  sobrino  conseguido  que  durmiera  más  tranquilo  y  no  se  despertara  durante  la  noche. A  veces  veía  las  sombras  y  se paraba  hablar  con  ellas, hasta  que  cayó  enferma.

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed