EL RECONOCIMIENTO : ACEPTACIÓN ( 2-7 Final )

Por
Enviado el , clasificado en Drama
421 visitas

Marcar como relato favorito

                             EL  RECONOCIMIENTO: ACEPTACION

                                                          ( 2-7  final )

 

Jesús  acepto, se  levanto, cogió  al  padre  y  volvieron  a  su  casa. Desde  aquel  día que  salieron  y  volvieron  tarde  del  paseo, Jeremías  empezó  a  notar  que  su  padre estaba  más  atento de  él. Veía  que  procuraba  pasar  más  tiempo  y  que  incluso, le pedía  que  le  contara  cosas  de  su  vida. Siempre  ponía  la  escusa, de  que  había sido  su  madre  quien  siempre  había  estado  atendiéndolo  y  que  el  notaba  que muchas  cosas  desconocía  de  su  entorno. Jeremías  le  pregunto  a  Jesús, si  había pasado  algo, este  le  contesto  que  no, solo  pasearon   por  el  Dique  del   Oeste. No hablando  de  nada  en  particular. Jeremías   pensó  que  eran  cosas  suyas.

Estando  Jeremías  acostumbrado  a  que  Jesús  le  preparara  el  desayuno   antes  de  irse  a  trabajar. Se  percato   un  día, al  levantarse, vio  que  no  estaba  preparado   y   que  Jesús,  no  se  levantaba  de  la  cama.

Entro  en  la  habitación, acercándose  a donde  dormía, notando  que  tenía  fiebre  muy  alta. Jeremías  aviso  a  su  departamento, pidiendo  un  día  libre, para  cuidarlo  y atender  a  su  padre. Como  todavía  era  muy  temprano  para  levantar  a  su  padre, preparo  una  palangana  con  agua  muy  fría  y  un  paño. Un  vaso  de  café  con  leche y  una  pastilla  para  Jesús.

Cuando  volvió  a  la  habitación, le  dio  a  beber  el  café  y  la  pastilla. Seguidamente empezó  a  ponerle  el  paño  muy  frio  en  la frente. Cuando  se  quiso  dar  cuenta, Jeremías  estaba  acariciándole  la  cara  y  el  pelo. Noto  que  su  corazón  palpitaba muy  fuerte, más  de  lo  acostumbrado. Jesús  que  en  ese  momento  tenía  los  ojos cerrados  los  abrió, teniendo  a  Jeremías  a  una  distancia  muy  corta  de  su  rostro. Los  dos  se  miraron. Jesús  le  puso  su  mano  detrás  de  la  nuca, terminando besándose. Jeremías  levanto  su  rostro, miro  a  Jesús, lo  abrazo  y  terminaron haciendo  el  amor  apasionadamente. Desde  aquel  día  unieron  sus  camas  y formaron  pareja.

A  los  pocos  días, Jeremías  se  metió  en  el  cuarto  de  su  padre, se acerco  y  lo abrazo  diciéndole;

--- tengo  que  contarte  algo. Pero  tu  escúchame, cuando  acabe, si  quieres  me  pides  que  me  vaya  y  que  te  ingrese  en  un  asilo  o  acéptame  y  quiéreme  como soy, como  yo  te  amo  a  ti  padre.

Jeremías  empezó  contándole  todo, le  dijo  que  había  intentado  salir  con  chicas, incluso  tuvo  una  vez  novia, pero  fue  todo  imposible, no  sentía  nada  por  ella. Ahora  he  conseguido  ver  a  Jesús  con  los  ojos  de  cuando  iba  a  primaria  y  lo miraba. Ahora  sentía  que  Jesús  era  lo  que  siempre  había  deseado  y  no  podía tenerlo, porque  no  podía  perdonarlo. Solo  te  pido  papa  que  nos  veas  como  tus hijos, porque  los  dos  te  queremos.

---Jeremías, solo  dime  una  cosa. Lo  amas  o  solo  es  un  capricho, de  no  haberlo conseguido  en  tiempos  pasado.

--- Papa  me  he  dado  cuenta, que  es  mi  vida.

---Jeremías  hijo, entonces  yo  no  seré  quien  se  ponga  delante  de  tu  felicidad. Una cosa  hijo, as  tardado  demasiado  en  venir  a  hablar  conmigo, pero  estoy  contento de  que  al  final, hayas  tenido  fuerzas  de  dar  el  paso. Recuerda  una  cosa  Jeremías, la  felicidad  no  va  a  ti, tú  tienes  que  dar  el  paso  también  y  poner  tu  granito  de arena. Porqué  en  esta  vida, si  uno  lo  lucha  por  lo  que  desea, termina  por perderlo.

El  padre  de  Jeremías  veía  cada  vez  más  feliz  a  su  hijo. Jesús, brillaba  de  felicidad. De  esta  manera, el  padre,  también  termino  por  perdonar  a  Jesús. Un  día, el  padrino  de  su  hijo  fue  a  visitarlos  a  Palma. El  padre  le  conto  todo, terminando  el  padrino  por  aceptarlo  también  y  viendo  a  Jesús  como  uno  más  de  la  familia. Sobre  el  círculo  del  padre, mantuvieron  el  secreto  tanto  el  padrino como  el  padre. Tan  solo  presentaba  a  Jesús  como  su  hijo. A  todo  el  mundo  le decía;

                           YO  TENGO  DOS  HIJOS;  JEREMIAS  Y  JESUS.

 

 

                                                         FIN

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed