DEL ODIO AL AMOR, HAY UN PASO (1-4)

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
403 visitas

Marcar como relato favorito

                               DEL  ODIO  AL  AMOR, HAY  UN  PASO

                                                            (1-4)

 

Gemma  ya  ni  se  tumbo,  ni  se  durmió. Espero  durante  horas  al  Espíritu  del  odio. Su  mente  era  otra, sus  sentimientos  interiores  estaban  cambiando. Ya  no  sentía  rencor, ya  deseaba  que  todo  acabara. No  tenía  ni  idea, lo  que  quería  mostrarle  el  Espíritu  del  odio. En  ese  momento  ve  entrar  a  una  bella  mujer, Tenía  el  pelo  pelirrojo, largo, dos trenzas. Vestía, muy  juvenil, aunque  se  veía  un  poco  mayor, para  su  aspecto  de  juvenil  y  muy  cansada. Gemma  le  pregunto;

--- creo  que  eres  muy  mayor  para  este  trabajo, aunque  tu  aspecto  sea  juvenil.

---Gemma  es  debido  a  tanto  peso, peso  a  tanto  Odio  acumulado. A  la  larga, pasa  factura. Créeme, si  te  digo  que  aparte  no  es  nada  sano. Vamos, tengo  que  mostrarte  tu  futuro.

El  fantasma  del  Odio  la  llevo  hasta  su  futuro. Le  mostro  como  hubiera  sido  su  vida, si  no  se  hubiera  vengado  de  Ezequiel. Por  lo  pronto, esta  embarazada,  pues  se  acostó  con  él, el  día  que  lo  llevo  a  su casa.

La trasporto  a  una  casa, dónde  vivía  una  familia  muy  feliz.  Cuando  quiso  darse  cuenta, estaba  empezando  a  ver  a  su  propia  familia, no  nacida  todavía. Estaba  sintiendo  la  felicidad  de  todos. Nunca  había  tenido  ese  sentimiento  tan  placentero. Era  como  si  estuviera  viendo  una  película, donde  todo  era  lo  que  ella  siempre  había  soñado  en  una  familia  y  que  por  su  gran  Odio,  sin  fundamento  ninguno, lo  había  destruido.

Eran  4  miembros  en  la  familia. Gemma, Ezequiel, un  niño  de  2  añitos  y  un  bebe (niña) de  meses. Ezequiel  le  tenía  echado  el  brazo  por  el  hombro, teniendo  el  niño  en  brazos. El  bebe  lloraba  en  ese  momento, por  lo  visto  le  tocaba  comer. Seguidamente  estaban  todos  sentados  viendo  como  le  daba  el  pecho  a  su  hija.  Su  hijo  se  llamaba como  el  bisabuelo  de  Gemma  y  la niña  le  pusieron  como  la  Bisabuela  de  Ezequiel.

El  espíritu  del  odio  miro  a  Gemma  que  lloraba, lloraba  como  nunca  en  toda  su  vida. En  ese  momento  el  fantasma, el  ser  con  cara  de  casada  y  envejecida. Esa  señora  con  un  gran  peso  a  cuestas. Cargando  el  odio  de  toda  la  humanidad,  le  dijo;

--- Como  ves, el  odio, la  venganza, la  destrucción  y  no  digamos  ya  las  guerras. Mi  querida  niña,  trae  dolor  a  las  personas, no  solo  a  los  que  deseamos  destruir, sino  también  a  los  que  más  queremos  y  amamos. No  solo  hace  daño  a  los  demás, sino  que  nos  destruye  a  nosotros  también. Dicho  esto  desapareció, entre  la  nada, un  poco  mas  descansada  y  más  joven, que  cuando  fue  a  ver  a  Gemma.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed