Angeline

Por
Enviado el , clasificado en Drama
439 visitas

Marcar como relato favorito

En el instituto superior de docentes en Quilmes, se encontraba Angeline, una joven de 24 años que cursaba tercer año del profesorado de gimnasia. Ella resultaba una persona antipática y "asquerosa" para sus compañeros puesto que solía mantener distancia con ellos e interactuar solo cuando fuera necesario, era una conducta que ellos reprochaban a sus espaldas a solo unos pasos de donde Angeline se encontraba para que los oyera.

Es así que la muchacha fue a cursar como todos los días con las tareas ya hechas y la lectura leída no solo de las clases anteriores, sino que la que también veería en unas horas. Le gustaba estar al frente para no desconcentrarse, ignorar miradas y enfocarse a lo que iba: A estudiar para ser una excelente docente de gimansia... O eso intentaba. Siempre miraba en la dirección a la que tenía que llegar para evitar encontrarse con los rostros de sus compañeros y tener que saludarles, entonces, al ingresar al salón inmediatamente dirigió su mirada al único pupitre vació que había delante de todo, en la fila del medio y con la cabeza bajo, corrió tímidamente la silla hacia atrás, tomó asiento y colocó su bolso en la silla continua. Afortunadamente sus profesores eran puntuales, le ahorraban a Angeline momentos incómodos de espera y le favorecían la labor de acaparar su atención en cada minuto del módulo.

La hora y cuarto pasó volando, hasta que llegó la hora del recreo, hora que Angeline detestaba porque significaba aguantar veinte minutos sintiendo aquellas miradas afiladas en su espalda. Ella intentaba ignorarlas fingiendo sumergirse en la lectura de algún pdf relacionado al profesorado, fingía tomar apuntes y que chateaba con alguien en WhatsApp.

"Es bonita, pero no sé..." 

Angelina detuvo su lectura, la voz de sus compañeros cuchilleando la pusieron intralquila.

"¿Estás seguro? Para mí es bastante normal.", "No, es una sucia, ¿no escucharon lo que hizo en el baño?", "¿Pero vos estás segura de que eso es verdad?"

La palabra "baño" era una palabra que afectaba a Angeline, significaba trasladarse a un recuerdo traumático. Sus compañeros no sabían, realmente, de qué se trataba aquel chisme, estaban esparciendo rumores que nunca pasaron y no había un día de la semana en la que no se burlaban de aquel hecho para avergonzar a su compañera. Angeline volvió a leer el texto, pero esta vez sin prestar atención, no podía evitar continuar escuchando lo que ese grupo opinaba sobre ella puesto que siempre le afectó ya desde su adolescencia cuando sus compañeros se burlaban de su apariencia y su personalidad, también en su propia casa, cuando su familia comentaba cosas hirientes sobre su cuerpo y cuestionaba su persona.

Estallaron en risa.

Angeline no se estaba haciendo la cabeza al pensar que hablaban de ella, podía escuchar las voces de sus compañeros en su dirección, sus risas, sus susurros... El movimiento de sus manos señalándola... Además, era la única que estaba relacionada al chisme del baño de mujeres, ella había sido la víctima sin embargo ahí estaban sus "compañeros", personas de más de 25 años, eran adultos comportándose como adultos. Angelina se enojó, ¿Por qué simplemente no se podían concentrar en el estudio?, ella creyó que su época de ser molestada se había quedado en la escuela secundaria, pero se dió cuenta que no era así. Miró su bolso de reojo y por un momento se planteó la idea de abandonar el aula, hasta que ingresó el profesor de la última materia. Angelina recuperó la compostura y se tranquilizó.

Volvió a su semblante indiferente, cerró el pdf y levantó la mirada para prestar atención a la clase.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed