EL HIJO DEL DIABLO (1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
537 visitas

Marcar como relato favorito

                                                     El  HIJO  DEL  DIABLO

                                                                     (1-1)

Desde  el  inframundo, veía  a  otros  niños  jugar. El  notaba  que  tanto  eran  buenos,  como, para  su  opinión personal, también  los  sentía  malos. Pues  observaba  que  muchas  de  sus  travesuras, tenían  un grado  de  maldad. Su  progenitor, en  este  caso  el  diablo, siempre  le  reprochaba, que estuviera  mirando  la  parte  buena  y  no  la  malas  acciones  que  dejaba  pasar  de largo,  sin  sacar  el  máximo  provecho  de  ellas  al  verlas.

El  hijo  del  diablo se  llamaba; Maximiliano, le  solían  decir Maximus. Que  significa  el  grande, pues  era, a  lo  que  estaba  destinado  a ser, en  un futuro  no  muy  lejano. Maximus  no  entendía  como  esos  niños  arraigaban  dentro  de  ellos  tantos  sentimientos  malignos, habiendo  nacido  dentro  de  un  seno  de  familia  con  tanto  amor.

El  notaba, que  conforme  iban  creciendo, no  todos, pero  una  gran  parte  seguían  teniendo  muy  malas  acciones  hacia  la  humanidad. Maximus  veía  que  algunos  llegaban a desarrollar  tal  atrocidades, que  le  hacía  pensar, que  ellos  perfectamente  podrían  ser  sus  hermanos  mayores.

Viendo  el  padre  que  su hijo  se  estaba  descarrilando  en  dirección  contraria, a  lo  que  estaba  predestinado. Decidió  mandarlo  a  la  tierra,  para  que  sufriera  todas  las  adversidades  que  la  vida  de  un  humano,  conllevaba  vivir  y  sentir.

En  ese  preciso  instante, Dios, como  no  se  le  escapa  nada, viendo  lo  que  el  diablo  había  hecho  con  su  propio  hijo. Quiso  que  su  estancia  fuera  lo  más  equitativa  y  parecida, a  un  ser  humano, nacido  como  cualquier  otro,  en  la  tierra.

El  diablo, mando  a  su  hijo, dentro  de  una  familia  desestructurada. Con  un  padre  asesino, una  madre prostituta  y un  hermano  mayor  delincuente. Viniendo  a  la  tierra, en  una  zona  de  conflictos, aunque  no  de  guerras. Porque , asta  cierto  punto, el  Diablo  también amaba  a  su  hijo  y  no  quería  verlo  sufrir. ¡Claro! Como  cualquier  padre. Vamos, lo  mando  al  desastre  total, no  dando  oportunidad  a  vivir  el  bien  y el  mal, aprendiendo  de todo.

Dios, viendo  el  desastre  al  que  estaba  predestinado, por  culpa  de  su  propio  progenitor, decidió  que por  lo menos  tuviera  una  oportunidad  de  decidir  como  cualquier  ser  viviente, dentro  de un cuerpo  humano. Decidió, que  una  vez, que  fuera  adulto, conociera  el  Amor. Pensó, que  conociendo, este sentimiento, le  daría  la  oportunidad, de  conocer  el  bien  y  el  mal. Dándole, así, la  libertad  como  a  todo  el  mundo, del  libre  albedrio. Decidir, por  su  cuenta, de  pensar  y  sobre  todo, de  tener  una visión  global  y  justa  de  la vida.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed