EL HIJO DEL DIABLO (1-4)

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
411 visitas

Marcar como relato favorito

                                           El  HIJO  DEL  DIABLO

                                                            (1-4)

 

Con  50  años  y  una  vida  de  penumbras  y  calamidades, donde  solo  conocía  el  sabor   del  odio  y  la  maldad. Donde  se  podía  decir, que  sentía  felicidad, viendo  a  otros  sufrir. Había  saqueado, matado, violado, ultrajado, etc. No habían  dejado  sus compañeros, llámemelos de hazañas, poblado sin arrasar. Por  donde  pasaban, era todo  aniquilado.

El  Diablo  había  conseguido  su  propósito. Por  fin, tenía  un  heredero, echo a  su  semejanza y por  supuesto, Odiando  a  toda  la  humanidad. Ya  estaba  preparado  para  volver  a  casa, pensó  el  Diablo. Trazando, la  forma  en  que  tenía  que  morir.

Era  una  gran  batalla. Luchando  en  Libia. Donde  no  conocía, ni  idiomas, ni cultura, ni a sus  habitantes. Tan  solo  conocía  su  dinero, su  moneda y la  forma  del  pago. Lucho  sangrientamente, con  una  gran  furia. Pero  lo  que  él  no  sabía, es que  le  habían  puesto  precio  a  su  cabeza, tenían  su  foto  y  iban  a  por  él.

Estaba  su  escuadrón  escondido  entre  los  árboles. Un  grupo  de  militares  se  adentraba  hacia  dentro  del  bosque. Maximus  y  sus  camaradas  pensaron  que  estaban  haciendo  una  emboscada. Pero  lo que  no  esperaban, era  que la  encerrona, seria  contra  ellos.

Estando  luchando  y  pensando  que  iban  ganando, empezaron  a  salir  soldados  de  todas  partes, cayendo  la  milicia. Maximus, por  primera  vez  en  toda  su  vida, sintió  miedo a  morir. Le  dispararon  en  el  pecho, la  pierna  y  una  bala, le  rozo  la  cabeza. Sangraba  muchísimo, hasta  que  se  desmallo. De  pronto, un  viento  hizo  que  las  hojas  caídas  de  los  arboles  lo  tapara. Pasando  desapercibido  a  los  ojos  de  cualquier  humano  que  pasara  por  allí.

Termino  la  batalla, muriendo  todos  los  compañeros  de  la  guerrilla  de  Maximus. Cuando  se  despertó, era  ya  entrada  la  noche, se  fue  arrastrando  como  pudo  asta  alejarse  bastante, de  la  zona  donde había sido el enfrentamiento. Hasta  desmallarse  cerca  de  un  camino.

Al  poco  tiempo  una  mujer  de  unos  40  años, que  paseaba  a  su  perro  lo vio. Viendo  que  todavía  estaba  con  vida y  viviendo  cerca, fue  a  llamar  a  sus  hijos  para  que  la  ayudaran a  moverlo  y  poder  desplazarlo  hasta  su  casa. Lo  arrastraron  como  pudieron  entre  los  tres, lo  metieron  en  la  cama, lo  lavo, lo  curo  y  lo  cambio  de  ropa.

Cuando Maximus  recobro  el  conocimiento, intento  levantarse. Estando  cerca  la  mujer lo  sujeto  y  lo  obligo  a  que  se  quedara  tumbado en la  cama. El  con  una  ira desproporciona, la achucho, tirándola  al  suelo. La mujer lo miro  y le dijo;

--- me  llamo Iris, te he sacado dos balas y te e curado la herida de la cabeza. Te encontré  en  el camino. Si  quieres  irte, primero  tienes  que  coger  fuerzas, entonces yo no lo impediré. Por cierto, se que puede no me entiendas, pero las expresiones habrán  por  si  solas.  Mírame, ¿me ves? (señalándole  su  cara) te  darás  cuenta  que no  miento. Ahora, deja de ser un ogro y compórtate  como adulto, por favor, ten modales  en  mi  casa, están  mis  hijos.

Maximus no  entendía  muy  bien  el  idioma, pero  algunas  palabras  sueltas  sabia  su  significado. Pensó, me  recuperare, matare  a todos y me  iré. Pero  conforme  iba  pasando  los  días, se percato  que Iris  o  era  demasiado  lista o  reamente  era  una  santa.

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed