EL HIJO DEL DIABLO (1-5 Final )

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
530 visitas

Marcar como relato favorito

                                                  El  HIJO  DEL  DIABLO

                                                            (1-5  Final) 

 

Los  niños  tenían  10 y  12  años, cada  vez  se  acercaban  mas  a Maximus, hasta  llegar  el  día  de  cuando  se  levantaban  de  dormí, lo primero  que  hacían  era  irse  a  la  habitación  de  Maximus, darle  los  buenos  días y  tumbarse  con  él, cada  uno  a  un  lado  de  la  cama.

Iris era  una mujer, con un gran corazón. Todo  lo  contrario  de Maximus, ella no podía ver  a  un  ser  vivo  sufrir. A los  pagaros  le  cantaba, a  las  plantas  le  hablaba. A los  animales  los  cuidaba y  si  veía  una  persona  enferma  intentaba  curarlo.

Maximus, la observaba. Nunca había  visto  a  alguien con  ese  carisma. Tenía  una  forma  de  vivir un  poco  peculiar. Iris  tenía  la  certeza  de  que sus  acciones  era  una  forma  de  acumular, riqueza  donde  de  alguna  manera,serián  devueltas  a su  persona.

Veía que desprendía una paz interior. Empezó a  fijarse  en su forma de  vivir    desinteresadamente. Notaba, que  todo  aquel  que  la  necesitaba, hay  estaba  ella. A veces  miraba  por  la  ventana  de  su  habitación, viendo  como  venían  los  vecinos  o  incluso  los  animales  mal  heridos  a  su  puerta  como  pidiendo  ayuda.

Poco  a  poco  Maximus  empezó  a  sentir  por  esas  personas  un  cariño  especial. Empezó  a  verlos  como  parte  de  él. Que  hacía  mucho  tiempo  no  miraba  a  ningún  ser  vivo  de  esa  manera. Otro  día  entro  un  pájaro  por  su  ventana, parándose  en  la  cabecera  de  su  cama, lo  miro, empezando  a  cantarle  una  melodía, donde  su  corazón  dio  un  vuelco  al  escucharlo, donde  era  un sonido  muy  placentero  para  su  adentros, dándole  paz.

Poco  a  poco Máximo  empezó  a  ser  otra  persona  muy  diferente. Su  cara  se  sentía  relajada. Sus  ojos  brillaba, su  cuerpo  empezó  a  coger  vitalidad, pero  diferente  a  lo  acostumbrado. Empezó  a  desear  plantar  cosas  para  que  crecieran. Empezó a disfrutar  de  los  niños y por  primera  vez y con su  cojera, jugo  a l futbol.

 Un  día  como  cualquier  otro, se  fue  a  dormí, no  despertando  mas. Se  vio  fuera  de  su  cuerpo muy  oscuro, pero  sintiendo  dentro  de  su  ser, como  esa  familia  lloraba  su  perdida y  incluso  ese  pajarito  le  cantaba  una  melodía, muriendo  de  pena  por  su  partida.

 De  pronto  dos  caminos  se  abrieron  a su  paso. Uno  era  tenebroso, oscuro, pero muy  familiar. El  otro  era  luminoso  y  con seres  como  la  familia  que  dejaba  atrás. De  pronto  vio  al  pajarito  que  se  postro  en  su  hombro, decidió  seguir  caminando  junto  a  su  amigo  el  ruiseñor  hacia  la  luz. Conforme  iba  andado  como que  se iba  despojando  de una niebla  que  le envolvía  todo  su  ser, hasta  ir  poniéndose  blanca. El  pajarillo  lo  miro, Maximus  le  sonrió  y  juntos  desaparecieron  en  la  luz.

El  Diablo  vio  a  la  humanidad, como una  gran  amenaza, donde  juro  vengarse  por  apartar  a  su  primogénito  de  su  lado. Nunca  más  padre  e  hijo  se  volvieron  a ver. Maximus, por  primera  vez, fue  feliz, estando  muerto. Por  primera  vez sintió  el  Amor  desinteresado  de  un  humano, viendo  lo  hermosa  y  valiosa  que  es  la  vida.

 

                                                            FIN


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed