¿QUÉ HA SUCEDIDO MUJER?

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
584 visitas

Marcar como relato favorito

 — ¿Qué ha sucedido mujer?, ¿volviste a romper con Mauricio?

Lizza se sorprendió al ver a su compañera de arriendo, abrir violentamente la puerta y con un portazo seco, cerrarla, mientras tirando el bolso hacia un lado se lanzaba de largo a largo en el sofá, poniéndose a llorar desconsoladamente.

Atónica no se le ocurrió acercársele> algo grave le sucedió a mí amiga, no es de las que lloran>

—Pues, ¿qué me ha sucedido?  — Pasó lo que tenía que pasar:  ¡me acaban de despedir ¡

—¿Despedirte a ti, quien eres la cara visible de la marca? Que gracias a tú belleza y donaire han alcanzado la fama a nivel mundial. Son todos unos desgraciados, aprovechadores, ¡mercantilistas esclavistas!

—No, no es eso Lizza…todo esto se sentía venir, era una crónica de una muerte anunciada, como la frase de la novela de aquel escritor colombiano que lo llamaban “El Gabo”. Ya es un boom, un auge generalizado y los ejecutivos de la empresa no se iba a quedar fuera de foco, recuerda que son parte de las corporaciones del negocio de la moda y del modelaje—Eso se vislumbraba, solo que me hice falsas expectativas, creí que no estaba dentro del grupo de las excluidas. Han sido quince años de glamur, notoriedad y triunfos, y, por otra parte, fastuosos viajes, buenas ganancias, soy reconocida y aún joven, pero ahora… ¡me sustituyen! —La mujer al pronunciar las últimas palabras, continúo llorando, su aflicción estaba fuera de control.

Era una chica hermosa, de ojos azules que sobresalían en su bello rostro, cabellera castaña, piel bronceada, de estatura alta, a lo sumo con   veinticinco años, con la frescura y la elegancia de las figuras que se exhiben en las pasarelas de modelaje. Se llamaba Gwenhwyfar, cuyo significado era "blanca suave", pero para que el pronunciamiento del nombre fuese más accesible y comercial, decidió  mencionarse   Wendy y con ese apelativo,  se dio a conocer en los diferentes países que había visitado promocionando la firma de ropa y accesorios que representaba.

—¿Has pensado en algo? — Preguntó la amiga. Wendy con la bufanda que cubría su cuello se secó las lágrimas y como ordenando su mente, respondió:

—¡Claro!  Tengo la cabeza hecha un torbellino, pero no encuentro salida. Pensé en hacerme Youtubera, con la esperanza  de conseguir una firma que me contrate y empezar a promocionar algún producto, pero no, eso también está en desuso, ¡todo lo que hacíamos es obsoleto! ¡Nos han desplazado!

—Lizza, amiga... estuve tan ciega, ya se avizoraban cambios, que rompían paradigmas —Recuerdo que, en el año 2023, en París, en un desfile de unos renombrados diseñadores, en la temporada Otoño -invierno, los organizadores montaron el show fashion con la participación de cinco perros robots en pasarela, máquinas que interactuaban con las modelos, que ya se habían visto en Black Mirror, la serie de televisión británica en el  2011.

—Mientras  que yo, seguía con dietas y esforzándome  en  seguir siendo  la número uno en el negocio del modelaje, muchos jóvenes iniciaron estudios de Machine Learning Specialist, Big Data  Scientist, Cloud Architect,  Crowth Hacker, Especialistas en gestión de Inteligencia Artificial, Especialista en Ciberseguridad, Ingeniería en robótica, entre otras carreras, para aquel entonces ya el Foro Económico Mundial lo había pronosticado, eran los perfiles  profesionales influidos para  el progreso  y la transición tecnológica, que incluirían el uso de la Inteligencia Artificial  y  de la Robótica. — Continuaba la joven, expresándose, entre un sentimiento de frustración y nostalgia.

— Fíjate, hace unos años, se comentaba que existía una aplicación capaz de superponer rostros de mujeres reales a los cuerpos de las imitaciones generadas por la Inteligencia Artificial— Hasta la profesión más antigua del mundo la han acabado, abundan las herramientas para crear imágenes sexualmente explicitas. Se editan imágenes de mujeres reales en fotografías y las “desvisten”, existe una gran cantidad de damas que nunca ofrecieron su consentimiento ¡eso es de terror! — Y eso sucede   en la pantalla de la industria pornográfica. — ¿Te imaginas afuera?... Solo visualiza, hazte una idea del parque Bois de Boulogne en París, y las demás zonas de meretrices en el mundo, repletas de estas máquinas … ¡nos han superado! >Posiblemente, los biológicos las prefieran porque siempre han querido incursionar en lo novedoso> — Concluía Wendy.

—¡Me quedé sin trabajo amiga! Y no sé hacer más nada que modelar, pero ahora, el maniquí humanoide está en avanzada. Los robots  son las anfitrionas, están en los centros tecnológicos, en las entidades bancarias, son damas de compañías, cuidan niños, ofrecen clases … ¿Que voy a hacer? —¡La competencia es bestial — Expresó la exmodelo, quebrantándose entre sollozos.

—¡Deja el pesimismo! …Recuerda que esas humanoides son manipuladas por seres  humanos igual que nosotras. Ya nos armaremos de un plan y definitivamente, ¡nos vengaremos de tanto asedio robótico.   — Le respondió con ánimo Lizza, quien consolaba a su amiga fraternalmente.

( Parte de un capítulo de la Novela (aún sin poderla  culminar): El Asedio Robótico: ¿entre lo real y lo imaginario?

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed