EL LOCO (1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
446 visitas

Marcar como relato favorito

                                                       EL   LOCO  (1-1)

 

Era  un  pirata  llamado  Domingo, aunque  le  solían  llamar; el  loco, (pues cuando hacia  saqueos  siempre  hablaba  muy  raro  y  sin  sentido).  Era muy  temido  por  todos, era  un  ladrón  de  sentimientos  y  virtudes. Su  meta  era, conseguir  la  felicidad  completa  a  costa  de  lo  que  sea y  de  quien  sea, por supuesto.

Estaba  convencido  que  viajando  y  obteniendo de  lo  demás  lo  que  a  él  le  faltaba, conseguiría  sentirse  y  llegar  a  ser, un ser  completamente  completo  y  vivir  percibiéndose  lleno. Sintiéndose  en  paz  con  el  mismo  y  incluso  con  todo  aquello  que  lo  rodeaba. Sin  llegar  a  tener  remordimientos  de  cualquier  maldad  que hiciera  en  la  trayectoria  de  su  vida. No  le  importaba  como  conseguirlo, siempre  que  el  final  fuese  exitoso  para  su  persona.

A  veces   desde  la  cubierta, otras  desde  la  proa, miraba  al  cielo, terminando  hablando  con  las  estrellas. Le  decía, ¡ayudarme  a  encontrar  la  felicidad!, ¡socorrerme  a  encontrar  ese  sentimiento  que  tanto  me trasmitir  cuando  abramos!. Deseo sentirme  siempre  de  este  modo.

Las  estrellas  parecía  que  le  hablaban, hasta  se  movían  con  movimientos  como  si  lo  hicieran al  son  del  viento  o  del  sonido  de  las olas. Parecían como que todo estaba  en  armonía, sincronizado. A  veces  daban  saltos, otras  como que  volvían  hacia  atrás o  sencillamente,  coqueteaban   con  el  loco, hasta  tal  punto,  que  su  cara   brillaba  a  lo  lejos  de  felicidad.

Incluso, solían  aparecer un  delfín  que  otro , daban  saltos  a  la  derecha  y  izquierda  del  barco.  Las  ballenas   tirando  agua  hacia  arriba, abriendo  sus  ojos  para  mirarlo.

Todo  aquel  que  solían  ver  el  destello  a  lo  lejos, solían  confundirlo a ver  la  luz. Pues  daba  la  sensación  como que  a lo  lejos  había  un faro  encendido  o  incluso, había  un  barco  a  la  deriva  pidiendo  ayuda, donde  habían  dejado  un  quinqué  encendido, por  si  alguien  los  percibía.

El  loco, se  encontraba  en  perfecta  armonía  con  todo, sintiéndose  sujeto  pasivo  y  acción  con  todo  lo  que  ahí  había . Tenía  magia,  lo  envolvía  y  lo  atrapaba, le  hacía  perder  la  noción  del  tiempo.

Su  búsqueda  no  había  hecho  nada  más  que  empezar. Buscaba  algo  que  no  sabía  qué  forma  tenia,  como  era o si  olía. Solo  sabía  que  lo  reconocería. Se  sentía  tan  bien  y  completo  en  aquel  ambiente, que  solo  una  idea  le  rondaba  por  su  cabeza; completar  sus  emociones, virtudes  y  sentimientos, era  como  una  obsesión  para  él.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed