EL BOSQUE NEGRO

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
502 visitas

Marcar como relato favorito

Por algún tiempo fui cortada, rapada y dejada como pradera, mi mayordomo no permitía que creciera y desarrollara, sin embargo, nunca paré de crecer, era una rebelde, y por más que era mutilada, jamás me daba por vencida y crecía. Un día de septiembre el mayordomo oyó mis plegarias y notó mi valiente rebelión, dejó de cortarme y me permitió crecer, de una planicie azabache volví a un matorral, y de matorral a un pequeño bosque, él me dejó en libertad y yo me desarrollaba en forma, en belleza negra, en longitud y en brillo. Aquel mayordomo que me cortaba ahora me acariciaba con sus dedos y con sus instrumentos de placer que mantenían este liso bosque en perfecta y bella armonía. ¿Por cuánto tiempo más? ¿Lograré ser un gran bosque o el mayordomo cambiará de parecer? Por ahora, viviré el momento y creceré.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed