Una mierda en el Consistorio

Por
Enviado el , clasificado en Humor
434 visitas

Marcar como relato favorito

Se preparaban ya acciones penales, al menos en la mente del regidor, cuando apareció una mierda de verdad. Era de pega, pero muy realista; sobre la mesa de reuniones del Ayuntamiento.

Hay una mierda en el Consistorio- gritó el Secretario, inopinadamente, en mitad de una reunión, interrumpiéndola, de la Comisión de festejos.

El Alcalde- que la presidía- no podía dar crédito a aquellas palabras. Nunca se había llevado bien con el Secretario, pero aquella irrupción sobrepasaba los límites, a modo de gota proverbial derramativa de vasos. Pero se contuvo. Y ello lo salvó. Al menos, también, del ridículo que la ira hubiera supuesto.

Salió toda la Comisión en comandita a la sala de reuniones principal del Ayuntamiento- a indicación del Secretario, una vez descubierto el auténtico sentido de aquel símil, o, lo que es lo mismo, que  se trataba de ninguno . Y allí, en mitad de la luenga mesa, yacía aquel desperdicio digestivo. Que sólo le faltaban unas moscas sobrevolándola- era verano. Para más realismo, por si fuera poco aquel diseño perfecto, de color, textura y forma- con sus brillos y todo-, alguien había puesto sus zapatones sobre la mesa, como dando a entender que se había bajado los pantalones allí mismo.

El Alcalde- que tenía buen olfato para todo-, fue el primero que se dio cuenta, a pesar de aquellas pisadas, de que la mierda era de plástico. Sin embargo, nunca se pudo sustraer a la sospecha de que era un ardid del propio Secretario, tomando buena nota del número de aquel calzado.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed