VIDAS ENTRELAZADAS (1-5)

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
308 visitas

Marcar como relato favorito

                                         VIDAS  ENTRELAZADAS

                                                             (1-5)

 

Lupita  se  presento  en  su  trabajo. Desde  el  primer  día  que  se  incorporo, supo  coger  las  riendas  de  sus  funciones, como  si  llevara  desempeñándolo toda  la  vida. Siendo  la  primera  vez, que hacía  de  Coordinadora  del  departamento  de  enfermería.

Ella  desde  que  termino  sus  estudios, tanto  empresariales  como   de  enfermera, tuvo  que  incorporarse  en  los  negocios  familiares. Siendo  la  presidenta  en  funciones,  desde la  muerte  de  su  padre  y  la  mayor  accionista, junto  con  su  abuelo  en  todos  los  negocios  familiares. En  este  momento  había  dejado  a  su  madre  al  cargo   y  al  frente de  todo  en  su  país.

Nada  más  entrar  en  la  enfermería, la pusieron  al  corriente  de  todos  los  usuarios, sobre  todo, de  los  más  complicados  que  tenían  en  ese  momento  y  los  cuales,  necesitaban  un  trato  especial. Tanto  síquico, como  anímico, incluyendo  un  repaso extenso  de  todas  las  patologías.

Entre  todos  los  usuarios, había  un  señor, un  poco  difícil  de  llevar.  Era  uno  de  los  casos    más  complicados  y  difíciles,  que  habían  tratado  nada  más  entrar  en  sus  funciones  y  considerándolo,  imposible   dejarse  ayudar.

Nunca  se  dejaba  tratar  por  ningún  médico, ni  nadie  del  departamento  de  enfermería. Todos  los  empleados  habían  llegado  a  una  conclusión; deseaba  morirse, todos  estaban  de  acuerdo  en  que  ese  residente  no  le  importaba  la  vida. Ya  le  habían  comentado, que  tenia  depresión  crónica  aguda, muy  fuerte  y  imposible  de  curar, junto  con  una  ansiedad  producida, por  la  falta  de  sueño  del  paciente.

Estando  sentada  en  su  oficina, llaman  al  telf., una  auxiliar  pidiendo  ayuda. Era  de  la  habitación  129. Lupita  coge  el  telf. Como  en  ese  momento  no  se  encontraba  ninguna  enfermera, decidió  subir  ella  a  socorre  a  la  auxiliar  que  en  ese  preciso  instante  necesitaba  ayuda.

Al  entrar  en  la  habitación, vio  un  hombre  de  unos  75  años aproximadamente, con  una  expresión  en  la  cara  de  una  profunda  pena. No  quería  comer, ni  tomar  medicamentos. No  hablaba, ni nada  que  diera  la  impresión  que  entendiera  lo  que  se  decía. Tan  solo  miraba  al  infinito, al  cielo  sin   pestañear, de  vez  en  cuando se le  caía  una  lagrima  por  sus  mejillas. Era  de  constitución, corpulento. Se  notaba  que  tuvo  que  ser  un  hombre  muy  apuesto, educado, pero  desaliñado. Ya  que  no  solía  dejarse  afeitar, ni  asear.

Lupita  al  entrar  en  la  habitación, le  pregunto  a  la  auxiliar  que  ocurría, cuando  por  un  segundo  los  ojos  del  usuario  se  juntaron  con  los  de  Lupita. Como  si  por  magia, se  unieran  unos  con  los  otros. En  ese  momento  la  auxiliar  le  dijo  a  Lupita; Zita  le  presento  a  Lucas.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed