Cielos peligrosos parte 3

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
417 visitas

Marcar como relato favorito

Nueva York, Estados Unidos, noviembre de 1889.

 

El viento se revolvía por las calles, cuando Nikola Tesla caminaba apresurado, fue una jornada dura pero recompensada, así que decidió ir por un café al misma cafetería de siempre, al entrar se encontró con las mesas repletas y divisó un espacio en la barra, en ella estaba la chica que ayudaba a freddy el viejo bartender, el nombre de la chica es Alice, delgada de 1,73 de estatura, cabello crespo castaño, ojos cafés, con una pechera que usaba sobre sus vestidos y una pañoleta sobre la cabeza que afirmaba sus cabello abundante.

  - Señor Tesla! Un gran gusto volver a velo- dijo la cantinera

  - no se preocupes Alice solo quiero un café por ahora, yo me lo sirvo - dijo Tesla entrando al mesón, pero la cafetera termina quemándole la mano y dejo caer la taza en la mesa

  - esta bien?

  - si solo necesito un paño para secar-

  - espere señor Tesla!

Pero Nikola Tesla al arrastrar un paño que estaba en una gaveta, dejó caer unos croquis, al levantarlos descubre unos dibujos de un motor asíncrono de inducción con dos bobinas trifasicas, con dos pistones colocadas de forma diagonal. Alice le quita los dibujos.

  - Son tuyos, pero que es esto ¿ que esta pasando? Dijo el inventor mirando a la mesonera.

 

Atenas, Grecia, martes 8 de mayo

 

La opera había concluido v los espectadores dejaban el teatro, la morena de vestido blanco , ahora con un abrigo blanco se aproximaba a una limusina negra mientras hablaba con el hombre de anteojos. 

  - Quiero que cite a todos los socios a una reunión extraordinaria a las 09:00 hrs-

Subiéndose a la limusina se encuentra con un hombre de 70 años canoso, con abundante cabello peinado hacia atras, obeso, tez blanca de ojos negros semicerrados en una mirada severa, de cara redonda y nariz puntiaguda, que parecía una lechuza, vestido con un smoking negro, el cual estaba sentado al frente de ella.

  - Así que la gran agente Bárbara Schaffer esta muerta- dijo el hombre

  - si ( dijo la morena mirando una foto de Barbara Schaffer que sacó de su cartera) la rubia agente del Mossad, la espada encendida, cabellos rubios, ojos azules pechos redondos y unos glúteos hermosos como una semi esferas- 

  - Hablas como si estuvieras enamorada de ella- dijo su acompañante 

  - Es que de esa forma lo veían los hombres, como una hermosa mujer pero, era un peligro inmenso, una femme fatale, la peor de todas y por subestimarla es que todos murieron en sus manos-

  - Estas diciendo que la subestimaban?

  -Todos la veían como una agente más, la rubia agente, de hecho la veían como un agente dependiente de Issac Cohen o Isolda, pero era solo ver que era muy letal 

  - Y tú supiste como destruirla-

  - Ella era como un perro bravo suelto, se convertía muy peligroso, pero sí a ese perro le pones una cadena, reduces sus movimientos, deja de ser peligroso y se vuelve intimidante, Barbara Schaffer por muy peligrosa que fuera, estaba limitada en acción, y esa limitación era el territorio del estado de Israel -

  - Y te percataste de ese detalle-

  - Cuando el ataque del terrorista Yarir Al-hasaav fue frustrado por ella, la castigaron severamente, ahí me di cuenta, asi que solo bastó con entregarle un misil a un grupo islamico con un plan terrorista y " voila" adiós Barbara Schaffer-

  - Eres una genio Chloe Berenice Karagiannis Papadakis -

  - Si, ahora se acabó la era de la leona de Tel Aviv y empieza la era de la pantera de Atenas- dicho esto arrugó la fotografía de Barbara Schaffer y la tiró por la ventanilla

 

Watford, Inglaterra, martes 8 de mayo del 2007

 

Un mayor de la Real fuerza aérea, hace ingreso a Northwood school, al subir por el segundo piso llega a un gimnasio en el encuentra a un hombre de 42 años de edad quien hacia una rutina en la barra, el aviador lo mira y dice

  - Mayor Andrew Harrison- el hombre deja su rutina y devolviendose a su interlocutor lo mira mientras se seca el rostro con una toalla de mano 

  - Mayor Bruce Smith, pensé que a esta altura mandarían a alguien de peso para hacerme cambiar de opinión, pero nunca pensé que mandaran a un negociador de experiencia-

  - Supongo que sabe sobre la agente Bárbara Schaffer - dijo el aviador ?

  - Si lo supe, lamentable, una gran agente, realmente una gran perdida, sobre todo para Israel no puedo mas que confesar mis deseos de haberla conocido-

 - Además de muy hermosa- acotó el aviador, Andrew mira con desdén a su interlocutor 

  - pero que tiene que ver ella con su misión de intentarme convencer de volver al MI6?

  - Que usted tenia razón sobre el proyecto cielos peligrosos y que la muerte de la agente del Mossad es la clave de todo-

Andrew quedo mirándo a su interlocutor seriamente. 

 

Atenas, Grecia, viernes 11 de mayo del 2007.

 

El reloj del dormitorio de Chloe Karagiannis, marcaba kas 23: 09 hrs, después de una semana agitada, ella se preparaba para dormir, salió del baño vistiendo un delgado y angosto camisón color calipso debajo de esta unos calzones delgados con encajes mismo color que el camisón, después de ponerse la crema que se colocaba antes de dormir, de una caja de madera saca un pequeño collage con cinco fotografías de Barbara Schaffer y mirándola fijamente dice

  - Si nos hubiéramos conocido, seríamos muy íntimas amigas- dicho esto introduce su manos bajo el calzón y abriendo las piernas empieza a frotarse la entre piernas, mientras ponía su cuerpo rígido, dejó caer las fotografías.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed