LA MALDICIÓN (1-4)

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
538 visitas

Marcar como relato favorito

                                                 LA       MALDICIÓN 

                                                             (1-4)

La  llevaron  a  una  de  las  chozas. Dentro  había  como  6  hombres, todos  ellos  entre  30  y  50  años  más  o  menos. Estaban  bebiendo  y  comiendo. Se  notaba  que  celebraban  algo. Se  les  veía  a  todos, muy  felices  y  animados. Uno   al  verla  entrar  dijo;

--- acércate  muchacha, déjame  verte  más  de  cerca. Mientras  sostenía  una  bebida  en  la  mano  y  con  el  puño  se  limpiaba  la  boca.

Josep  acercándose  decía  en  voz  baja; --- si  me  tocas, te  mato.

El señor  de  unos  40  años  le  agarro  el  brazo  y  empezó  a  tocarle  los  muslo. Josep se  empezó  a  defender, cuando  el  hombre  le  dio  una  bofetada, al  tiempo  que  le  decía;

--- estate  quieta  o  será  peor  para  ti.

El  hombre  empezó  a  desnudarle  y  a  forzarle. Josep  empezó  a  sentir  unos  dolores  intensos. Mezclados  con  los  de  la  menstruación. Se  estaba  dando  cuenta  de  lo  que  se  sentía  ser  violado.

Sentía  rabia, vergüenza, dolor, asco. Se  sentía, humillado  como  persona, utilizado  como  mercancía. Por  primera  vez,  quería  llorar  de  rabia  de  no  poder, defenderse. Se  sentía  impotente  y  sucio  por  dentro.

Con  las  manos  se  defendía  como  podía, pero  todos  empezaron  a  pasársela, uno  a  otro. Cuando  uno  dijo:

-- Traer  a  su  familia.

Josep  se  dio  enseguida  cuenta,  lo  que  iban  hacer, pues  eso  mismo  había  hecho  el  con  una  familia  entera  de  civiles, del  bando  contrario  de  su  país.

 Como  pudo  y  estando  todos  distraídos  con  sus  hermanos  y  su  madre, le  quito  un  cuchillo  al  hombre  que  dejo  caer,  una  vez  que  se  desnudo  para  violarla. Con  él  en  la  mano y quedándose  dormido,  quien  la  violo, se fue  y  hirió  al  que  parecía  ser  el  cabecilla. Dándose  cuenta  los  demás, quienes  se  lo  quitaron, llamando  a  otro que  estaba  fuera  diciéndoles;

--- lleváosla, hacer  con  ella  lo  que  queráis  y  después  matarla. Matar  a  todos  juntos. Traer  al  médico  correr.

Josep  miro  a quien  era  su  madre  en  esa  vida. Vio  como  abrazaba  a  sus  hermanos  llorando, noto  un  amor  que  nunca  había  sentido  en  su  casa. Escuchaba  como  la  madre  le  decía  a  sus  hermanos;

-- no  tengáis  miedo, yo  os  salvare, os  protegere, mientras  con  lagrimas  en  los  ojos  y  gritando, al  tiempo  que  miraba  a  Josep, mataba  lo  poco  de  vida  que  les  quedaba  a  sus  hermanos.

Estando en  el  suelo  y  llorando  abrazándolos, por  primera  vez, sintió  pena  y  lastima  de  esa  mujer, decidiendo  matarla  como  ella  hizo  con  sus  hermanos. Estando  haciéndolo, la  mujer  lo  miro  y  pronuncio  una  palabras;

---gracias  por  lo  que  estás  haciendo, pero  me  toca  a  mi  hacer  esto, salvarte  de  lo  que  te  espera. Por  favor  no  te  quedes  con  vida, dándoles  ese  gusto  de  que  te  destrocen  hija.

Muriendo  en  sus  brazos. Josep  estaba  experimentando  el  dolor  de  la  impotencia, producida  por  el  más  fuerte. Josep  quería  chillar. Llamar  a  la  vieja  de  que  lo  perdonara. Pero  en  ese  momento  recordó  sus  palabras;

 --sufrirás una  tras  otra  el  dolor  causado  a  los  demás, hasta  que  hagas  una  acción  que  contrarreste  todo  el  daño  causado  por  ti.

En  ese  momento  se  quito  la  poca  ropa  que  le  quedaba, vio  una  madera  en  el  techo, poniéndola  allí, seguidamente,  ahorcándose  con  ellas. Sintiendo  como  de  nuevo  volvía  hacia  el  punto  de  partida.

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed