LA TERCERA JUVENTUD (Divino Tesoro 1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Drama
527 visitas

Marcar como relato favorito

                                             LA  TERCERA  JUVENTUD

                                                 (Divino  Tesoro  1-1)

 

Se  llamaba Trinidad, aunque  le decían  Trini. Tenía  80  años. Estaba  acostumbrada  a estar en su casa, nunca había necesitado ayuda de nadie, pero  de  un  tiempo  acá, sus hijos  iban  notando  que  la  memoria  le  iba  fallando.

Ya  no  se  acordaba  de cosas tan  simples  como  tomar  la  medicación, encender  los  fogones, ducharse, las  fechas de  los  cumpleaños  de  sus hijos, ya  no  digamos  sus  nietos. Estaba  olvidándolos  uno  a  uno, empezando  por  el  más  pequeño  al  mayor.

Antes  tenía  una  memoria  de  lince, no  había  nada que  le  ganara  en  recordar  una  fecha  importante, un  nombre  o  algún  dato  de  algo  ocurrido, por  muchos  años  atrás.

 Trini  para  saber  qué  día  era  exactamente, su  nieta, se  preocupaba  de  señalar  la  fecha  en  el  almanaque, para  que  su  abuela  supiera   en  que  día  se  encontraba  del  mes  y  del  año.

Un  día, se  levanto  por  la  mañana. Fue  a  la  cocina  a  beber  agua, viendo  el  almanaque, vio  el  día  y  el  mes, (02, 03). Hace  60  años, con  edad  de  20, conoció  a  Ángel  su  marido. Un  día  estando  en  la  verbena  de  su  pueblo, un  chico que  no  le  gustaba  nada  y  que  era  muy  pesado, decidió  pedirle  un  baile. Trini  por quitárselo de encima  decidió  aceptar. Cuando  fue su sorpresa, enterándose  que  estaba  loco  por  ella.

Ángel  era  9  años  mayor  que  ella. Trabajaba  en  Edesa ( empresa  de  electricidad), aparte  de  ser  un  pequeño  accionista  de  la  misma  compañía. Era  amigo  de  su  hermano  mayor  y  de  su  primo. Los  tres  maquinaron  un  plan, enterándose  Trini  mas  tarde, cuando  ya  era  demasiado  tarde  para  alejarse  de  Ángel, pues  termino  enamorándose  y  casándose.

Su  hermano  se  llamaba  Pedro  y  su  primo  Juan. Todo  lo  que  les  pedía  tanto  Juan  como  Pedro, Trini  era  incapaz  de  decirles  que  no. Ella  los  quería  mucho, pues  para  los  dos, Trini  era un  tesoro. La  querían  con  locura  y  la  mimaban  más  de  la  cuenta, pues  era  la  más  pequeña  de  la  casa. Por  ese  motivo  ella  nunca  podía  negarles  nada.

Trini  recordando  cómo  empezó  su  romance  con  Ángel  se  veía  tan  feliz, tan gozosa  de  la  vida, llena  de  un  amor  inmenso  y  a  la  vez  triste, porque  ya  no  estaban  ninguno  de  los  tres  con  ella.

De  vez  en  cuando, pensaba, ¿Cuándo  dejaron  de  estar  aquí?

Pero  a  los  pocos  segundos  se  había  olvidado  de  lo  que  había pensado  en  ese  momento, volviendo  a  recordar  su  vida  pasada, su  tiempo dejado  atrás, sus  más  preciados  recuerdos.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed