Locuras con un amigo mexicano

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7645 visitas

Marcar como relato favorito

Bueno mi nombre es, Mili, soy de Lima, Perú.

Éramos, una pareja del mundo swinger de Lima, solíamos concurrir a una discoteca no había mucha gente los días de semana, y siempre quedamos ahí con las personas que se contactaba con nosotros.

Un día nos contactó un piloto de Aeroméxico. Ya en la discoteca nos pusimos a conversar, a bailar… luego de un rato me fui al baño y me puse algo provocador. El amigo mexicano estaba recontra emocionado. Después de tomar unas cervezas sacó una botella de tequila, se pagó por el derecho de tomar el tequila ahí en la discoteca (la ropa con la cual vine la guardamos en la maleta de mi pareja).

Después de varios vasos de tequila me saqué mi vestido pequeño, me quedé desnuda, así bailaba con los dos. Me manoseaban por todos lados.

Después de unas horas de bailar y de tomar, el amigo mexicano nos dijo para ir a un hotel bueno, mi pareja dijo para ir a uno swinger.

Día de semana, había poca gente ya en la calle, y como yo estaba desnuda y media ebria salí así de la discoteca. El mexicano me abrazaba mientras mi pareja paraba un taxi, ya en el taxi los dos comenzaron a besarme y tocarme. En el camino el chofer se dio cuenta que estaba desnuda y nos dijo que nos bajáramos del vehículo y nos dejó por un lado de la ciudad donde yo había vivido de adolescente. Cruzando el puente había un hostal cuyos dueños eran padres de unos amigos de mis hermanos. Como estaba media ebria y estaba en la calle no me importó. Entramos, pagaron la habitación y algo más para entrar los tres. Yo estaba con la cabeza hacia el suelo y cuando levanto la mirada era uno de los amigos de infancia que atendía. Nos reconocimos, nos miramos y me saludó con la cabeza. Yo hice lo mismo. Al subir las escaleras me miraba el culo.

En la habitación, como los dos estaban con ganas de culearme y yo también tenía unas ganas de todo, me comieron y cacharon bien rico un buen rato. Ya después de terminar llamé por el intercomunicador para pedir agua y me respondió el amigo. Le dije que iba a bajar a conversar con él. Me puse la toalla y bajé. Estuve conversando un rato, le expliqué y le dije que otro día iba a regresar… ya ese será otro relato.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed