Afán, y fin de las grandes obras.

Por
Enviado el , clasificado en Microrrelatos
397 visitas

Marcar como relato favorito

Nos sobró el alero superior y la casita de invitados. No supimos poner freno y empezamos a concitar la envidia y el odio; y es que el entusiasmo, frecuentemente, nos pierde. Pasa con todo, pues a menudo se olvida que lo principal estaba dentro.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed