UNA PROMESA- UNA VIDA- UNA DEUDA (2-3)

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
399 visitas

Marcar como relato favorito

                           UNA  PROMESA- UNA  VIDA-UNA  DEUDA

                                                                     (2-3)

 

Conforme  iban  pasando  los  días, el  trato  entre  los  dos  también  iba  cambiando. Irían   sentía   que  tenía  que  proteger  a  Saray. Saray  percibía  que  tenía  que  acercarse  mas  a  Irían.

Ella  notaba  como  que  le  pertenecía, era  una  sensación, que  cada  vez  se  hacía  más  fuerte  en  ella. Cada  vez  que  estaban  juntos, fruía  una  energía   de  bienestar  entre  los  dos.

 Ella  empezada  a  darse  cuenta, que  ese  nuevo  sentimiento  que  iba  creciendo  dentro  de  ella, hacia  ese  chico,  que  tan  solo  hacia  unos  meses, lo  consideraba  su  enemigo, no  era  nuevo.

  Él  sentía  lo  mismo. Si  no  la  veía, notaba  que  le  faltaba  el  aire  para  respirar. Aquel  martes  de  la  caída  de  Saray , les  cambio  la  vida  a  los  dos. Tanto  emocionar,  como  en  madurez.

Sus  padres  notaban  que  se  habían  hecho  adultos  en  días. Ya  no  les  apetecía  hacer  las  cosas  que  solían  hacer  antes  de  la  caída, sobre  todo, las  travesuras  entre  los  dos.

Y  que  por  tanto  tiempo  sus  padres,  no  pudieron  hacerles  ver  que  sus  comportamientos  estaban  fuera  de  lugar  y  que  no  tenían  ningún  fundamento,  tanto  rencor  entre  los  dos  jóvenes. 

Tanto  él  como  ella, una  vez  terminados  sus  estudios, decidieron  visitar  a  sus  abuelos. Como  los  dos  eran  de  la  misma  isla, acordaron  viajar  juntos, quedándose  a  comer  Saray  a  la  llegada,  en  la  casa  de  los  abuelos  de  Irían. Ya  que  los  familiares  de  ella  vivían  más  alejados  del  aeropuerto.

Al  bajarse  del  avión  los  dos  jóvenes, les  esperaban  el  abuelo  de  Irían. Cuando  se  acercaron  al  coche  el  abuelo  miro  a  Saray  y  le  dijo;

--- Hola  soy  su  abuelo, perdona  me  resultas  familiar ¿te  he  visto  antes?

--- Hola  yo  me  llamo  Saray. No, creo  que  no,  nos  hayamos  visto  antes, me  fui  con  mis  padres  muy  pequeña  de  aquí. He  venido,  pero  no  he  parado  en  la  capital. Pero  quien  sabe, yo  tengo  la  misma  sensación.

Se  subieron  al  coche, dirigiéndose  a  la  casa  de  los  abuelos  de  Irían. Era una  casa  sola, cerca  de  la  playa. Tenía  un  pequeño  terreno, donde  su  abuela  solía  sembrar  variedades  de  flores. Saray  al  entrar  al  jardín, olfateo  un  olor  muy  peculiar  y  que  desde  niña, siempre  le  había  sido  muy  familiar. Donde  no  hacía  mucho  volvió  a  olerlo,  estando  con  Irían,  subida  a  su  espalda.

--- Irían  huelo  al  aroma, que  desprende  la  flor  del  tulipán. ¿Sabes  si  por  aquí  cerca, hubiera  algún  invernadero  de  Tulipanes?

Irían  le  cogió  la  mano  trasladándola  detrás  de  la  vivienda. Saray  se  quedo  sin  habrá. Había  una  pequeña  plantación  de  tulipanes, estando  casi  abiertos. El  olor  le  hizo  trasladarla  a  otro  tiempo, donde  se  encontraba  muy  feliz.

 Al  tiempo  que  notaba  que  comía  un  helado  de  vainilla, acompañada  de  otra  persona, que  aunque  no  podía  verle  con  claridad, sentía  que  esa  presencia  era  Irían.

Parecía  tan  real, que  soltó  un  suspiro, al  tiempo  que  Irían  volvió  a  cogerle  la  mano  dirigiéndose  hacia  la  casa, entrando  dentro. Al cruzar  la  puerta  Saray  le  pidió  por  el  baño. Irían  le  dirigió  hacia  donde  estaba. Pasando  por  un  salón  donde  había  una  foto  en  la  pared  de  un  joven  muy  guapo.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed