Sexo con mi amiga guardia Libélula San Gabriel en la uni

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5556 visitas

Marcar como relato favorito

Este relato es una remembranza del encuentro que tuve hace cinco años con mi amiga Libélula San Gabriel, una guardia de seguridad y vigilancia super ardiente que trabaja en la misma facultad que yo en la Universidad Autónoma.

Hola me llamo Rodolfo, y soy maestro universitario de una institución educativa en Monterrey, Nuevo León, México, les quiero contar qué hoy se cumplen cinco años de que tuve un encuentro sexual con Isabel San Gabriel, una mujer madura que conocí cuando ella estuvo trabajando como guardia de seguridad privada de la empresa Copssa en la facultad de ingeniería civil de la universidad y con quien hice lazos de amistad que llegaron hasta las relaciones sexuales sexo e intimidad en la cama.

A continuación, les cuento la manera en que conocí a Libélula San Gabriel, la historia se dio como sigue: yo soy maestro universitario y como a veces salgo de mi oficina a caminar un poco en otras facultades de la universidad donde trabajo, a veces me pongo a conversar con las personas que están a mi alrededor. Así conocí a Isabel Libélula San Gabriel, que laboraba de guardia en la Facultad de Ingeniería Civil con quien al principio comencé a saludarla y hablarle cada vez que le veía o me la encontraba cuando iba a llenar mi termo con agua. Así con el tiempo nuestra conversación cada vez se hacía más cercana y extensa, a veces podíamos quedarnos hablando durante mucho tiempo sin querer terminar la conversación ninguno de los dos.

Así después de algún tiempo de conocernos, un día de julio que ya era el tiempo de vacaciones, le dije que si quería acompañarme a sentarse conmigo al parque para hablar un poco más. Ese día le dije que me gustaba y sin avisarle la besé mucho en la mejilla y nos abrazamos y ella también me mostró el interés que me tenía. Nunca habíamos hablado de ello, fue ese día que todo sucedió y hasta me dio unos besitos en los labios.

Lo más interesante fue que el siguiente día que también nos vimos, la invité a salir a lo que ella accedió, y me dijo que la llevara a donde yo quisiera. Así que tomé la iniciativa y le dije que sería una sorpresa ese sitio. Total, que la llevé a un hotel, y cuando íbamos llegando noté que estaba un tanto sorprendida, sin embargo, ella accedió sin ningún problema a entrar y a hacer todo lo que uno hace con su pareja cuando va a esos sitios. Ella fue una leona super ardiente en la cama, ella se movía como si fuera toda una profesional, tal huila o prostituta, yo se lo agradecí pues me puso cachondo y como soy tan caliente le puse una de aquellas cogidas salvajes y hasta le inyecte todo mi semen y terminé dentro de su vagina. Fue una experiencia tan emocionante que se quedó grabada como una de mis aventuras más eróticas que no pensé que fueran posibles, y se dio de la noche a la mañana. Con mi amiguita la guardia sexy Libélula San Gabriel, me fui montando en ella por los cielos como jinete hasta que ella se cansó y yo terminé.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed