Entre nosotr@s

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
460 visitas

Marcar como relato favorito

Yo no aspiro a que tú y yo pensemos igual, eso sería empobrecer la maravillosa individualidad que tenemos como seres humanos y descartar las enseñanzas diversas de nuestras trayectorias vitales.

Me gustaría que me mostraras las razones de tus convicciones y que me permitieras mostrarte las mías para ver que a lo mejor no estamos tan alejad@s.

Porque antes de hacerse valle, el río y la montaña hicieron camino juntos interactuando entre sí y ni la roca fue indestructible y se dejó dar forma, ni el agua se mantuvo inalterada y por el contrario incorporó parte de lo que encontró a su paso.

La convivencia se cimienta en el respeto mutuo y en la idea de que la libertad, con todo lo amplia que es, no implica en último caso que cada quien pueda hacer todo lo que quiera, pues eso sería la jungla, donde los más despiadados imponen sus reglas, y resultaría muy triste tener que conformarse con vivir como rémoras, con las sobras de quien avasalla a los demás.

Así pues, desde una discrepancia constructiva de cómo podrían ser las soluciones a los retos que el día a día formule a lo mejor hay una serie de ideas generales que permitan acercar posturas:

Aunque en buena medida haya muchas cosas que podamos comprar o de las que podamos disfrutar, no se debería de olvidar que no muy lejos de nosotros otras personas tienen problemas y pasan privaciones de lo más básico y precisan ayuda.

Que tener una sanidad pública y universal es un privilegio, por mucho que nos empeñemos en desprestigiarla y en no valorar el esfuerzo de todos los y las profesionales que nos cuidan y curan.

Que le debemos a nuestros mayores todo lo bueno del mundo actual y que son merecedores, además de nuestro cariño, de nuestro respeto y atención por el legado recibido.

Que luchar por tener un trabajo digno y que permita llegar el fin de mes sin apuros no va en contra del esfuerzo de las personas que emprenden o dirigen las empresas, las cuáles también arriesgan y ponen mucho de su parte para que exista empleo.

Que tal y como hicieron un gran número de nuestros ancestros, que tan sólo con una maleta dejaron atrás su hogar en busca de un futuro mejor, también nosotros recibiremos a mucha gente que vendrá a ayudar a mantener y darle continuidad a nuestra sociedad y merecen nuestro reconocimiento y poder disfrutar en igualdad de condiciones de todo lo alcanzado.

Que hay diferentes maneras de amor entre las personas y que nadie debería de tener que sentir miedo por querer vivir con la persona a quién ame.

Que la educación y la cultura son valores fundamentales que construyen el espíritu crítico y que permiten avanzar como sociedad y que cuando se censura o se atacan los idiomas a lo mejor lo que se busca es que no seamos capaces de pensar por nosotr@s mism@s.

Que aquellos y aquellas que administran tu ciudad, provincia, comunidad o estado deberían ser juzgados y en su caso reprobados por sus actos y no por su ideología.

Que los derechos de los que actualmente disfrutamos no están escritos en piedra y que muchas personas lucharon e incluso dieron sus vidas para que el mundo tal y como lo conocemos fuera un lugar mejor y que aceptar retrocesos, aun los aparentemente más pequeños, banaliza su esfuerzo y echa por tierra todo lo que hicieron.

No tenemos por qué ser iguales, pero podemos caminar junt@s, aportar lo mejor de cada un@ y conseguir que las cosas no tengan por qué ser exclusivamente blancas o negras, sino justas y hermosamente diversas.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed