EL DESPERTAR DEL DURMIENTE

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
276 visitas

Marcar como relato favorito

EL  DESPERTAR  DEL  DURMIENTE

                                                                     (1-1)

                                          

Se  llamaba  Abigail. Nació dentro  de  una  familia  acomodada. Su  padre  era  el  dueño  de  varias  empresas  de  madera. Su  madre  era  hija  única  de  un  jefe  de  una  aldea  en  las  Amazonas. Aunque  la  familia  de  la  madre  vivían  muy  humildes, no  quería  decir  que  fueran  pobres.

Sus  abuelos  maternos  eran  propietarios  de  una  gran  parte  de  las  Amazonas. Una  zona  forestal, todavía  virgen  en  fauna  y  sin  explorar  por  el  hombre. Un  terreno  virgen  y  desconocido  a  la  vista  del  hombre.

Se  decía  entre  los  habitantes  de  esa  pequeña  aldea, que  un  día  nacería  alguien  de  sangre  azul, quien  daría  su  vida  por  los  bosque, la  naturaleza  y  el  medio  habiente. Durante  décadas, la  humanidad  esperaba  el  nacimiento  de  una  personita. Dotada  con  grandes  virtudes  y  cierta  pizca  de  humanidad,  perdida  en  los  seres  humanos. Pero  como  todas  las  historias, esta  llego  a  formar  parte  de  las  personas  más  ancianas  y  que  solían  contarla  de  generación  en  generación  a  los  niños  de  la  aldea.

El  padre  de  Abigail  se  encontraba  un  día  inspeccionando  una  zona  de  grandes  arboledas, dentro  de  una  zona  cercana  a  las  Amazonas. Se  llamaba  Abel, hacia  poco  que  se  había  puesto  al  frente  de  los  negocios  familiares.

Era  una  persona  muy  ambiciosa, desde  pequeño  sus  padres  lo  habían  enseñado  a  que  si  quería  algo, para  conseguirlo  tenía  que  competir  con  los  demás. No  importaba  los  medios  para  conseguirlo, ni  las  formas. Tan  solo,  los  resultados  conseguidos  al  final.

La  madre  se  llamaba  Así, era  una  joven  hermosa, sus  cabellos  era  morenos, de  pelo  largo, ojos  verdes (del  color  de  las  hojas  de  los  arboles). Su  piel  era  de  un  bronceado  natural. De  estar  siempre  expuesta  a  la  naturaleza. Su  carácter  era  confiada, muy  sencilla  y  tierna  con  todos  los  seres  de  la  naturaleza  de  los  bosques.

Todos  en  esa  pequeña  aldea  tenían  una  forma  de  ser  muy  peculiar  y  que  todos  los  demás  seres  humanos, habían  ido  perdiendo  poco  a  poco, con  el  paso  de  los  tiempos.

Un  día  Abel  estaba  en  búsqueda  de  nuevos  horizontes  para  talar  árboles  y  a si  encontrar  madera  de  bajo  coste, pero  de  muy  buena  calidad, para  su  aserradero. Abel  con  el  tiempo  se  había  convertido  en  un  hombre  muy  ambicioso.

                                      


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed