EL DESPERTAR DEL DURMIENTE (1-3)

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
407 visitas

Marcar como relato favorito

                              EL  DESPERTAR  DEL  DURMIENTE

                                                             (1-3)

 

Fue  una  boda  muy  sencilla, pero con  la  aceptación  del  bosque, la  naturaleza. Aquel  día  el  tiempo  fue  ideal, ni  calor, ni  frio. Los  bosques  silbaban  una  canción  al  son  del  movimiento  de  las  ramas, acompañando  las  hojas   que  parecían  que  bailaban  al  caer  de  los  arboles. 

Al  terminar  cayendo  las  hojas  al  suelo, terminaban  formando  una  alfombra  de  bajo  de  los  pies  de  los  novios. Que  conforme  iban  pasando  por  ella, desprendían  un  olor  a  mezcla  de  aromas  verdes. Donde  trasmitían  una  paz  y  felicidad  del  interior  de  la  persona, haciendo  que  solo  se  centraran  en  aquel  momento. Todos  parecían  hipnotizados, debido  a  la  ocasión  del  momento.

El  banquete, era  todo  alimentos  ofrecidos  solo  para  ese  día  tan  especial. Había  muchas  variedades  de  frutas, ¿y, cómo  no?, pescado  y  carne, todo  procedía  de  los  bosque  y  ríos   de  la  Amazonas. Todos  en  sacrificio  para  los  protectores  de  la  naturaleza.

 Abel, no  entendía  que  siendo  tan  pobres  ofrecieran  tanta  variedad  de  alimentos  tan  caros, para  el  alcance  adquisitivo  del  aquel  pequeño  poblado.  Pero  en  aquel  momento  tan  especial, solo  tenía  ojos  para  su  amada.

Abel  lo  vistieron  con  las  típicas  ropas  de  costumbre  en  esos  habitantes, para  el  novio. Le  hicieron  ponerse  un  pantalón  blanco, le  dibujaron  unos  dibujos  relacionados  con  el  bosque, parecía  una  cadena  que  salía  de  una  mano  recorriendo  el  pecho  hasta  llegar  a  la  otra  mano. Todo  de  color  verde.

Donde  el  principio  de  la  cadena,  salía  de  la  mano  izquierda  y  se  veía  que  en  la  mano  derecha, quedaba  abierta  sin  terminar  de  dibujar  el  final. La  cadena  estaba  dibujada  en  forma  de  rama. En  la  espalda  tenía  un  árbol  dibujado,  donde  se  podía  discerní  perfectamente, las  hojas  verdes, sus  ramas  y  que  era  un  árbol  milenario. La  cara  tenía  unas  líneas  de  color  marrón.

Así  le  pusieron  una  falda  echa  de  ramas  y  hojas  de  un  árbol  muy  adulto  del  bosque. En  su  espalda  tenía  unos  dibujos  entre  lazado  de  animales  del  rio  y  animales  del  bosque  y  en  un  pequeño  lado, se  encontraba  el  sol.  En  su  mano  derecha  cuando  le  daba  la  mano  a  Abel  se  unía  la  cadena  dibujada  pasando  por  su  vientre  hasta  la  mano  izquierda, donde  se  podía  percibir  perfectamente  el  fin  de  la  cadena. Sus  pechos  estaban  tapados  con  plumas  de  pájaro. Todo  cedido  por  la  naturaleza, para  ese  día  tan  especial.

 La  boda  fue  celebrada a  los  pies  de  un  gran  árbol  milenario, al  que  le  solían  decir  y  conocían  por  el  abuelo, por  ser  el  más  antiguo  del  bosque. La  boda  fue  oficiada  por  el  padre  de  la  novia, ya  que  era  el  jefe  del  poblado.  Y al  fondo, entre  los  árboles  se  divisaba  los  animales  escondidos  siendo  testigos  de  la  unión  entre  los  dos  jóvenes.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed