HASHIMA: (FANTASMA 1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
395 visitas

Marcar como relato favorito

                                                        HASHIMA: (FANTASMA 1-1)

 

Era  una   familia   compuesta  de  cuatro  miembros. Asumí  era  la  mamá. El  papá  se  llamaba  Gerónimo  y  le  decían Mimo. Tenían  dos  niños  gemelos, uno  era  Eloy, nació  el  primero. El  otro  se  llamaba  Luís. Vivian  en  un  pueblecito  remoto, llamado  Montegiardino. En  un  país  muy  pequeño. Exactamente  en  San  Marino, frontera  con    Italia  y  desconocido  para  munchas  personas.

La  madre  tenía  un  gran  secreto, que  deseaba  esconderlo  a  su  familia a  toda  costa. No  estaba  dispuesta  que  nadie, ni  nada  afectara  su  felicidad, y  como  no, que  su  familia  no  estuviera  en  peligro.

 Asumí era  una  mujer  nueva. Se  había  convertido  en  una  gran  madre, protectora, muy  cuidadosa, cariñosa, dócil, compresiva  y  algo  impensable  para  ella, humana, muy  humana, con  una  sensibilidad  hacia  la  humanidad  increíble  para  todas  las personas  que  un  día  la   conocieron.  A veces, se  miraba  al  espejo  y  se  decía  a  sí  misma;

--- Asumí  no  cambies, me  gusta  en  lo  que  te  has  convertido. ¿ Aun  podemos  tener  una  oportunidad  de  llegar  a  ser  olvidadas  por  el  mundo?. Solo  nos  queda  confiar  y  esperar, ver  pasar  los  días, hasta  el  final.

Asumí  era  muy  inteligente, solo  con  ver  algo  se  le  quedaba  grabado. Lo  recordaba  como  si  hubiera  sido  en  el  momento. Tenía  recuerdos  de  muy  pequeña. Empezó  a  recordar  todo  desde  muy  temprana  edad, tan  solo  con  un  añito.

Conoció  a  Mimo  cuando  vivía  en  Japón. Mimo  estaba  de  vacaciones, se  conocieron  por  sorpresa. Poco  a  poco  fueron  coincidiendo  por  casualidad  en  varios  sitios. Empezaron  a  salir, se  enamoraron  y  Asumí decidió  fugarse  sin  decirle  nada  a  Mimo  relacionada  con  su  vida  y  desaparecer  del  mundo.  

Cambiándose  el  nombre. Nada  más  salir  de  Japón  se  puso  Lucrecia, y  le  decían  Lucrí.  Mimo  no  lo  entendió, pero  a  él  lo  único  que  le  importaba, era  ver  a  su  amada  contenta  y  feliz.

Esto  hacia  seis años  ya  de  lo  ocurrido. Se  casaron  y  se  fueron  a  este  sitio  olvidado  de  todo  el  mundo, formando  una  familia, como  cualquier  otra  y  pasando  desapercibida  de  todas  las  personas.

Un  día  Lucrí  fue  a  comprar, en  su  casa  se  encontraba  Mimo  y  los  niños, junto  con  la  mujer  de  limpieza. Pues  dos  veces  a  la  semana  iba  una  señora  a  hacer  la  faenas  domesticas. Cuando  regreso  Lucrí  del  mercado,  encontró  a  todos  muertos.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed