HASHIMA: (FANTASMA 1-3)

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
382 visitas

Marcar como relato favorito

A  llegar  a  Japón  Lucrí, se  dirigió  a  su  madre, no  encontrándola. Haciéndose  pasar  por  doncella  entro  en  el  servicio  de  su  propia  casa. Descubrió  que  tanto  su  madre  como  su  hermano, estaban  desaparecidos. Su  padre  lo  mataron  en  una  disputa  nada  más  empezar  la  revuelta.

Fue  indagando  y  descubrió  que  Yuto  mato  a  sus  padres, haciéndose  cargo  de  sus  negocios. Al  mismo  tiempo  secuestro  a  su  padre  y  lo  descuartizo, intentando  que  firmara  traspasándole  todos  los  negocios  que  tenía  a  su  cargo.

Lucrí  cada  vez  estaba  más  enloquecida. Solo  pasaba  por  su  cabeza  como  torturarlo  y  no  dejar  nada  que  lo  reconocieran.

Lucrí  empezó  a  parecerse    cada  día  más  a  ser,  un  camaleón. Si  antes  tenía  la  habilidad  de  pasar  por  cualquier  persona  sin  ser  reconocida. Ahora   le  pidió  a  un  amigo  que  le  enseñara, como  elaborar, una  careta  que  pasara  desapercibida  y  incluso  aprendió  como  maquillarse  y  tapar, cualquier  rasgo  de  su  cara  para  pasar  inadvertida  al  ojo  humano. Donde  no  la  pudieran  reconocer, las  pocas  personas  que  vieron  su  rostro  desde  pequeña.

Estando  limpiando  una  sala, escucho  que  su  madre  y  hermano  se  encontraban  en  un  prostíbulo.  Descubrió  indagando, que   los  habían  vendido  a  una  red  de  tráfico  de  personas, donde  a  los  pocos  días  irían  a   Turquía.

Se  disfrazo, haciéndose  pasar  por  prostituta.  Entrando  dentro  y  provocando  un  incendio, de  grandes  dimensiones, al  par  que  mezclo  con  el  aire  acondicionado, una  sustancia  que  iban  drogándose  todo  aquel  que  lo  respiraba, quedando  a  su  merced.  

Sin  que  nadie  se  percatara, arrastro  a  un  portero, hacia  un  baño, sonsacándole  donde  se  encontraba  la  puerta  de  entrada, invisible  para  los  ojos  de  cualquier  persona. Como  no  soltaba  prenda, sujeto  las  manos  en  una  barra, situada  en  el  techo.

Saco  unos  gusanos empezando  a  introducirlos  por  la  nariz. Cuando  el  hombre  los  vio, se  dio  enseguida  cuenta  que  o  hablaba  o  una  vez  introducidos  dentro  de  su  cuerpo, nadie  podría  sacarlos. Estos  animalitos  irían  a  su  cerebro  y  en  pocos  días  moriría.

El  muchacho  le  enseño  la  entrada, situada  detrás  de  un  gran  espejo.  Después  de  decirle  donde  estaba  el  acceso  a  las  dependencias  ocultas  a  la  vista  de  cualquiera, le  disparo  entre  los  ojos, matándolo  para  que  no  pudiera  hablar  y  exponerla  al  clan.

Al  abrirse  la  puerta, había  unas  escaleras. Cuando  llego  al  sótano  se  encontró  con  varias  puertas. Todas  ocupadas  por  familias, mujeres  o  jóvenes. Empezó  a  abrirlas  dejando  salir  a  todos, hasta  que  dio  con  su madre  y  hermano.  Al  final  de  todas, había  un  pasillo  y  una  puerta  brindada. Saco  pólvora  y  la  voló, rescatando, así    la  poca  familia  que  le  quedaba.

Antes  de  entrar  en  el  establecimiento, hizo  una  llamada, donde  al  salir  les  esperaba  un  coche  llevándose  a  su  madre  y  hermano  a  un  sitio  desconocido  para  todos.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed